¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Según un informe del CEM, Mendoza puede cerrar el 2021 con superavit

¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

23° Mendoza

Martes, diciembre 06, 2022

RADIO

ONLINE

Dólar Oficial

$175,7500

Dólar Ahorro/Turista

$308,77

Dólar Blue

$312,00

Dólar CCL

$330,47

Euro

$177,8041

Riesgo País

2297

23° Mendoza

Martes, diciembre 06, 2022

RADIO

ONLINE

Según un informe del CEM, Mendoza puede cerrar el 2021 con superavit

Por primera vez en diez años la provincia puede tener superavit operativo. Pese a la reducción de alícuotas de Ingresos Brutos la presión tributaria sigue siendo elevada, 

Redacción
19/12/2021 18:29

El análisis se circunscribe en una coyuntura desfavorable en la última década para las ejecuciones presupuestarias. Básicamente, destaca el estancamiento económico, los altos (y persistentes) índices de inflación y pobreza, y la falta de generación de empleo en blanco desde el 2011.

"La pandemia COVID-19 fue un golpe más a una economía que ya mostraba signos evidentes de debilidad. El sector público provincial también sintió sus efectos: en términos reales, la caída de recursos ha sido significativa. Consecuencia de ello, la incidencia de ingresos nacionales ha aumentado del 50% de los recursos corrientes en 2019 al 58% en 2021. Al analizar los ingresos de origen provincial, se observa mayor dependencia de los tributarios (patrimoniales sobre todo) en relación a los no tributarios (caso regalías petroleras)", dice el reporte del CEM.

Las cifras comparadas dejan ver que mientras en 2019 la recaudación provincial superaba al aporte nacional (era un 51% de los recursos corrientes), con la eclosión de la pandemia en 2020 bajó al 43,4% de participación. Y aunque se prevé que este año concluya en el 48% sobre unos $230 mil millones presupuestados, el peso de los fondos de la Nación predomina.

 

 

Ahorro a la vista y empleo por IIBB

Pese a todo, frente a los números de Hacienda provincial el análisis anticipa que el 2021 puede resultar un punto de quiebre respecto a los años anteriores siempre que se cumplan ciertas condiciones.

En tal sentido, estima que "el año cerrará con un ahorro corriente cercano al 9% de los ingresos corrientes y, con un superávit operativo del orden del 1%. Si este fuera el caso, estaríamos frente a una situación excepcional pues sería la primera vez, en más de una década, que Mendoza cerraría el año con superávit operativo". 

De la curva de gastos corrientes y inversión pública en el cierre del último trimestre dependerá que se confirmen esos números. A priori, apunta a $32.600 millones, casi 3,5 veces más que el resultado obtenido en el 2020, lo que significa un ahorro del 16,4% sobre los recursos corrientes hasta octubre.

Sin embargo, desde el Consejo Empresario, además de insistir en el achicamiento del Estado para "promover el crecimiento y el empleo para reducir el nivel de pobreza actual", destaca "el mayor orden fiscal observado desde 2016 que inicialmente, y aún con oscilaciones, permitió recuperar el ahorro corriente y reducir el déficit operativo hasta equilibrarlo".

 

Asimismo, el CEM volvió a la carga con el pedido de aliviar la carga impositiva, luego de haber presentado en octubre una propuesta de reducción de alícuotas de Ingresos Brutos a cambio de creación de empleo. Al respecto, el pedido es que "sea considerada y analizada en los ámbitos correspondientes".

Más reducción del gasto y orden fiscal

Con todo, el reporte considera algunas "señales auspiciosas" en los últimos 6 años. No sin machacar sobre la alta presión tributaria pese a la reducción "lenta pero continua" desde 2017, tras haberse casi duplicado entre 2011 y 2015.

En ese punto, señala que si bien permitió bajar tanto la alícuota promedio como la presión  de Ingresos Brutos "en comparación con el resto de las provincias, los datos del 2020 muestran que Mendoza aún continúa con una alícuota efectiva y presión relativamente muy elevadas".

Al enfocarse en la racionalización del Estado provincial desde el recorte de personal, los números contrastan: es que aunque disminuyó 6,3% entre 2016 y 2020, había crecido 17,6% en 2010-2015. Visto desde su peso en el PBG (Producto Bruto Geográfico) pasó a representar el 25% de la economía en los cuatro años siguientes, y se estima que concluirá el 2021 en torno al 22%.

Así, en base al estudio desde el CEM insisten en la premisa de quitar tributos y al mismo tiempo tener las cuentas equilibradas.

"El análisis fiscal de los últimos años muestra que los desequilibrios de las cuentas públicas no se resuelven con más impuestos, sino apelando al orden fiscal, a la eficiencia del gasto, y a la vigencia y observancia de reglas de comportamiento fiscal responsable", resume, además de remarcar la necesidad de un "sector privado pujante y un Estado austerio que acompañe" para generar empleo de calidad