Por cada u$s100 de depósitos privados en moneda extranjera, los bancos tienen cash en dólares por u$s88,10, dice informe de consultora.

Cada vez que el frente cambiario atraviesa días de mucha volatilidad los ahorristas empiezan a mostrar signos de ansiedad y eso se traduce en la salida de los depósitos en dólares de los bancos. Frente a esta situación, distintos analistas consultados por el portal Ámbito remarcaron que el sistema financiero está “líquido” para responder a un eventual aumento de la demanda de retiro de depósitos. “Por cada u$s100 de depósitos privados en moneda extranjera, los bancos tienen cash en dólares por u$s88,10”, calculó la consultora 1816 en un informe al que tuvo acceso este diario.

Desde el anuncio de las nuevas restricciones cambiarias, el pasado martes 15 de septiembre, la salida de depósitos en efectivo promedió u$s133 millones hasta el viernes, último día de datos disponibles en la serie del Banco Central. “Al cierre del viernes había depósitos privados en dólares por u$s17.246 millones, contra encajes que sumaban u$s12.158 millones y efectivo en las entidades por u$s3.078 millones”, indicó 1816. Matías Rajnerman, economista jefe de Ecolatina, aseguró que “casi el 90% de los depósitos privados en dólares tienen respaldo inmediato” y que “se verifica que la situación de los bancos comerciales es sólida: no hay riesgo sistémico o de corrida bancaria que fuerce a un ‘corralito’ en el corto plazo”.

A pesar de los datos, la intranquilidad se acelera cuando el clima se ensombrece. Esta semana la incertidumbre provino de dos frentes: el aumento de la cotización de los dólares financieros y el contrapunto entre los bancos, Anses y el Banco Central por la venta de dólar ahorro a través de homebanking.

La cotización de los dólares financieros registró fuertes saltos. Desde el endurecimiento del cepo, el contado con liquidación pasó de $128,28 a $148,65 (un avance de 15,8%) y el MEP pasó de $122,06 a $134,69 por dólar (un aumento de 10,34%). La suba sostenida de estas cotizaciones hicieron saltar la brecha cambiaria desde la zona del 70% a casi el 100%, un nivel que el propio ministro de Economía, Martín Guzmán, admitió la semana pasada en diálogo con Ámbito que “molesta” en los despachos oficiales. Al movimiento de los dólares financieros se sumó también el ruido generado por el contrapunto entre los bancos, ANSES y el Banco Central por el chequeo de las listas de beneficiarios de programas sociales que deben hacer las entidades financieras antes de abrir nuevas cuentas en moneda extranjera y venta de dólares. Por ese desacuerdo, la venta de divisas se mantiene deshabilitada desde la semana pasada, aunque este martes finalmente acordaron una metodología de consultas que habilitaría la venta a fin de esta semana o comienzos de la próxima, según fuentes oficiales.

La historia reciente demuestra que cada vez que se introducen o se endurecen controles cambiarios hay caída de stock de depósitos en dólares. Sucedió con CFK a fines de 2011 y a principios de 2012, y sucedió con Macri a fines de 2019”, señaló el reporte de 1816. “Ante el nerviosismo, el mejor antídoto es mostrar que los dólares están”, detallaron. Respecto de la liquidez del sistema, el documento indica que “el sistema financiero está más líquido que nunca para enfrentar las corridas en dólares: por cada u$s100 de depósitos privados en moneda extranjera, los bancos tienen cash en dólares por u$s88,1, parte en el Central en forma de encajes y parte en las propias entidades (para hacer frente a extracciones)”.

Del stock total de depósitos privados en dólares, dice 1816, las personas físicas tienen el 69%. “El resto lo tienen mayormente corporativos, incluyendo pymes”, repasa el informe. “Hay más de 13 millones de cuentas bancarias en dólares en el sector privado y más del 50% del stock total se explica por depósitos menores a u$s75.000”, lo que indica un nivel muy bajo de concentración.

Rajnerman analizó que “hay muchas presiones cambiarias y, a diferencia de los bancos comerciales, el Banco Central está complicado: las reservas netas se achican cada vez más y, por ahora, la compra de dólares no da tregua”. “Esta situación tiene distintas salidas. Si la demanda de divisas no cede y las Reservas Netas siguen en rojo, la autoridad monetaria podría endurecer todavía más el cepo, convalidar un ajuste del tipo de cambio oficial -devaluar-, o aumentar la tasa de interés. En ninguno de estos casos los depósitos en dólares correrían peligro”, analizó el economista.

Alejandro Kowalzuk, director de Argenfunds, le dijo a Ámbito que lo “urgente” para el equipo económico debería ser solucionar el “problema cambiario”. “Sería importante dar algunas señales positivas para descomprimir la situación”, analizó y consideró que una vía de solución para incentivar la liquidación de divisas que engrose las reservas del Banco Central (uno de los motivos que más duda genera en el mercado) podría ser bajar de manera transitoria las retenciones al agro para hacer más atractivo el tipo de cambio de liquidación. “Se puede sacrificar algo de recaudación, pero sumarías reservas. Y a eso yo le sumaría el acuerdo con el FMI”, analizó.