Esta semana se cumplieron 15 años del doble crimen de Ciudad y prescribió la causa contra el principal sospechoso. Sin embargo, la fiscal de Homicidio dijo que seguirán investigando.

Este semana se cumplieron 15 años del doble crimen del psicólogo Flavio Piottante (39) y su paciente, Analía Estrella Libedinsky (30). Ambos fueron asesinados (él de un disparo y ella asfixiada) en el consultorio de Piottante ubicado en Ciudad. 

Si bien debido al tiempo transcurrido la causa iba a prescribir, las autoridades confirmaron que continuarán adelante con la investigación. La encargada de confirmar la noticia fue la fiscal de Homicidios, Claudia Ríos, que está a cargo del expediente. 

Ríos indicó que la causa prescribirá respecto al único sospechoso del doble crimen: Mauricio Javier Suárez Echegaray, sobre quien recaía un pedido de captura internacional y está prófugo desde el momento del crimen.

Sin embargo, la representante de Ministerio Público explicó que la investigación continuará ya que hay elementos que permiten pensar que Suárez no habría actuado sólo. 

Las víctimas.

Por ello, la fiscal fue tajante: “Vamos a seguir investigación”. Sin embargo, esa persona aún no ha sido identificada. Respecto al paradero de Suárez, Ríos explicó que se trató de dar con su paradero, pero “lamentablemente” nunca lograron encontrarlo. 

Fue el jueves 13 de julio de 2006 cuando Beatríz Llín, madre de Piottante, fue hasta el consultorio de su hijo (donde también vivía), ya que no había podido comunicarse con él. Al ingresar, encontró a su hijo en el piso sobre un charco de sangre. Cerca de él, se encontraba el cadáver de una joven, que presentaba claros signos de violencia. Horas después, los forenses iban a determinar que ambos fueron asesinados un día antes.

Mientras que el psicólogo presentaba dos disparos de bala (pecho y en el cuello), la joven había sido estrangulada. Rápidamente los ojos se posaron sobre Suárez, ex pareja de Andrea Troncoso, la novia de Piottantte. 

Mauricio Suárez, principal sospechoso y prófugo desde hace 15 años.

La principal hipótesis es que Suárez fue al consultorio del psicólogo a asesinarlo por despecho. Sin embargo, se encontró con que este estaba con su paciente, y por ello también la mató. 

Un día después se reunió con Diego Coronel, un amigo al que le confesó: “Me mandé una cagada, me tengo que ir del país”. Tras ello, el domingo después del crimen se encontró en las inmediaciones de la terminal el vehículo abandonado de este. Desde ese día jamás volvió a ser visto. 


-->