La situación de salud pública en la isla caribeña se ha visto agravada por el bloqueo económico impuesto desde hace seis décadas por los diferentes gobiernos estadounidenses

En un discurso dirigido a la nación, el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, acusó este lunes a EE.UU. de aplicar “una política de asfixia económica” con el objetivo de provocar “estallidos sociales en el país”.

Tras las protestas del domingo contra el desabastecimiento y el manejo de la pandemia, el presidente aseguró que “se han tratado de imponer acciones para desacreditar al Gobierno y la revolución y fracturar la unidad del pueblo“.

En una retransmisión por radio y televisión, y acompañado por parte de su gobierno, Díaz-Canel dijo que “cualquier señalamiento e inquietud de la población será valorada”, pero recordó que “los que han provocado” situaciones como las del fin de semana “alientan a que se expresen las cosas de una manera desordenada”.

“Separamos a los revolucionarios que puedan tener determinadas preocupaciones”, dijo el presidente, quien al mismo tiempo subrayó que “no permitirá” que “mercenarios vendidos a los EE.UU.” desestabilicen la nación. 

El mandatario convocó “a todos los revolucionarios del país” a salir a las calles y acudir a los lugares donde se “vayan a producir estas provocaciones“.


-->