Por su edad es inimputable y la Justicia investiga sí actuó solo o con ayuda de otra persona.

La policía detuvo esta tarde al presunto femicida de Lucía Inés Fernández, la chica de 15 años que fue asesinada de trece cuchillazos en Maipú este martes.

Se trata de un joven de 14 años, oriundo de la zona, que habría confesado el crimen a su madre y a partir de esto fue detenido.

“La aprehensión se produjo luego del mediodía y es un compañero de su escuela de la víctima”, indicaron desde el Ministerio Público Fiscal.

De acuerdo al MPF, este adolescente fue trasladado a la fiscalía penal de menores y por ser menor de edad es inimputable.

Lo que investiga la Justicia es sí efectivamente actuó solo o sí perpetró el asesinato con ayuda de alguien, en caso de la primera opción, la causa será girada a la Justicia Penal de Menores.

Según trascendió, el adolescente vive cerca del lugar donde se produjo el crimen y unos testigos declararon a la Policía que lo habían visto ayer al mediodía con Lucía por los alrededores de la escena del crimen.

Estos testimonios motivaron que el personal policial fuera a la vivienda del sospechoso, con quien se entrevistaron junto a su madre, circunstancia en la que habría confesado ser el autor del femicidio.

Por otro lado, la escuela Padre Loyacomo, a la que asistía la chica, suspendió las clases durante esta jornada, al tiempo que por la tarde se espera que familiares y amigos de la víctima realicen una marcha en reclamo de justicia.

El hecho se descubrió la tarde del martes último, cuando un vecino llamó a la línea de emergencia 911 y alertó a las autoridades sobre la presencia de un cuerpo tendido en la entrada de una finca.

Un móvil policial se acercó a la zona indicada y los efectivos constataron la presencia del cadáver de una chica con golpes en el rostro propinados con algún objeto contundente.

Personal de Homicidios y peritos de la Policía cercaron el lugar donde fue hallado, una zona de pocas viviendas y de terrenos amplios, donde además se encontraron un bolso negro con algunas pertenencias de Lucía, una camisa blanca del colegio y útiles escolares.

Luego de varias horas de trabajo, los investigadores hallaron manchas de sangre en una piedra hallada en el lugar, que se presume fue empleada por el atacante.


-->