Los suplementos pueden tener un papel clave para fortalecer la salud femenina

Un estudio realizado por un equipo internacional de investigadores encontró una relación entre el uso de suplementos y una menor incidencia de infecciones por Covid-19 en mujeres que toman ciertos tipos de vitaminas. Así lo informó Science Alert.

El estudio, publicado en BMJ Nutrition Prevention & Health, tomó datos de una aplicación lanzada por la compañía de ciencias de la salud Zoe a principios de 2020 llamada Aplicación de estudio de síntomas Covid-19. La misma planteaba a los participantes una amplia gama de preguntas, incluidas si consumían alimentos ricos en vitaminas como probióticos, ajo, aceites de pescado, compuestos multivitamínicos, vitamina D, vitamina C o zinc. También preguntaron si les habían hecho la prueba del SARS-CoV-2 y cuáles fueron los resultados.

Un total de 445.850 personas del Reino Unido, EE UU y Suecia habían respondido el cuestionario antes del 31 de julio de 2020, lo que le dio al equipo una gran cantidad de datos para analizar.

RESULTADOS

En el Reino Unido, donde se encontraba la gran mayoría de los encuestados, poco menos de la mitad tomó algún tipo de suplemento. Alrededor del 6% de los que tomaron suplementos dieron positivo al SARS-CoV-2, mientras que el 6,6% de los que no tomaron suplementos dieron positivo. Esa es una diferencia de alrededor de 2.500 personas.

“En el segmento del Reino Unido, los usuarios que suplementan regularmente su dieta con multivitamínicos tenían un riesgo menor de dar positivo en SARS-CoV-2 en un 13%, mientras que tomaban vitamina D tenía un riesgo menor en un 9%; los que tomaban probióticos tenían un riesgo menor en un 14% y con los ácidos grasos omega-3 los pacientes tenían un riesgo menor en un 12%“, escribieron los investigadores.

“No hubo asociaciones significativas en aquellos que tomaron suplementos de zinc, vitamina C o ajo”, recoge en cambio el estudio.

Una vez que el equipo dividió los resultados por sexos, para los hombres no hubo diferencias relacionadas con los suplementos, mientras que en las mujeres los resultados estuvieron presentes en todas las edades y grupos de IMC.

Los resultados también fueron ligeramente diferentes entre los EE UU y Suecia: encontraron que los suplementos de omega-3 no parecían ayudar a las mujeres suecas, y los probióticos y la vitamina D parecían ayudar a los hombres estadounidenses.

“En el estudio observacional más grande sobre la infección por SARS-CoV-2 y el uso de suplementos dietéticos hasta la fecha en más de 400.000 usuarios de aplicaciones de tres países diferentes, mostramos una asociación significativa entre los usuarios de suplementos de ácidos grasos omega-3, probióticos, multivitamínicos o de vitamina D y un menor riesgo de dar positivo en la prueba de infección por SARS-CoV-2″, escribió el equipo.

“Las mujeres que compran vitaminas también pueden ser más conscientes de la salud que los hombres, como por ejemplo, tener un mayor uso de mascarillas faciales y lavarse más las manos. De hecho, en nuestros datos, encontramos que las mujeres tendían a usar mascarilla con más frecuencia que los hombres”, añadieron.

Consecuentemente, los resultados muestran una diferencia muy modesta; por ejemplo, tomar vitaminas solo redujo el riesgo absoluto de contraer Covid-19 en menos del 1% en los participantes del estudio del Reino Unido.

Pero a nivel de población, incluso un pequeño porcentaje puede salvar vidas, por lo que es importante averiguar si realmente son las vitaminas las que marcan la diferencia. Por ello, los investigadores han pedido un gran ensayo clínico para probar los efectos potenciales en un entorno más controlado.


-->