El recientemente nombrado Ministro de Seguridad asistió a la Casa Rosada para una reunión. A la salida habló con la prensa y aseguró que sus palabras no fueron una amenaza.

El ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández, asistió este martes a la Casa Rosada para una reunión en medio de la polémica por sus dichos intimidatorios contra el humorista gráfico Nik

A la salida de su reunión Fernández dialogó brevemente con la prensa y aseguró que no se trató de una amenaza contra el humorista. En este contexto, indicó que “yo no vi nada de lo que leyeron y no me arrepiento” de haber enviado el polémica mensaje, donde señalaba a qué escuelas iban las hijas del humorista. 

“Fue un debate. Yo hice lo que hice siempre. Hablé con claridad. Leanló y se van a dar cuenta de que no hay nada de lo que dice”, aseguró. 

Pese a la polémica generada, y al pedido de renuncia presentado por Juntos por el Cambio, el presidente Alberto Fernández decidió mantenerlo en el cargo. Hasta el momento el único miembro del Gobierno que se expresó fue Juan Manzur, jefe de Gabinete, que señaló que “lo de Aníbal fue muy desafortunado”. 


-->