Desde el INV detallaron que se registró una existencia de 10.242.600 hectolitros de vino viejo (2019 y anteriores); y 10.785.200 hectolitros de vino nuevo.

Las proyecciones de stocks vínicos en todo el país, se redujeron al 1 de junio de 2021 a 4,6 meses, lo que indica que se ha logrado un equilibrio luego de varios años, aseguró el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), al identificar como factor importante el mayor nivel de exportaciones,

Según los datos oficiales, se registró una existencia de 10.242.600 hectolitros de vino viejo (2019 y anteriores); y 10.785.200 hectolitros de vino nuevo (actual cosecha); lo que totaliza un volumen de 21.027.800 hectolitros para todo el país.

Esto indica que con 4,6 meses de stock, luego de varios años las proyecciones vínicas han logrado un equilibrio, y en ese sentido, hace unos meses atrás se estaba en los 6,9 meses de stock técnico.

Martín Hinojosa, presidente del ente de fiscalización y control, aseguró que se trata de “una noticia muy auspiciosa”, al señalar que estos 4,6 meses de stock vínicos “es atípico porque generalmente en todos los años se aumentan los meses de stock, con lo cual no deja de ser una noticia más que relevante para el sector la caída en ese mar de vinos”.

Hay algunos factores muy relevantes, y uno de ellos es “la exportación de vinos que en el primer cuatrimestre de 2020 ha crecido, apalancadas por el vino a granel que se colocó un 58% más, y el mosto concentrado con un crecimiento del 19%”, indicó el funcionario.

“La verdad que ese es un dato muy importante que se dio por varias situaciones, como menores cosechas en el exterior, y porque el mosto argentino se vende muy bien en los mercados externos, y esto nos ha permitido un avance en las exportaciones”, analizó el titular del INV.

El otro factor es el mercado interno, que “incluso durante la pandemia ha crecido casi un 4% en estos últimos cuatro meses, y esto es una noticia muy importante para el sector, porque refleja mayor consumo y mayor venta, tanto en el mercado interno como en el mercado externo”, apuntó Hinojosa.

“Tuvimos una cosecha un 20% menor al 2019, y en condiciones normales esto generaría un incremento significativo en los precios, y tanto para el productor como para el tenedor de vinos no dejaría de ser una buena noticia”, sostuvo.

A pesar de las condiciones de pandemia hubo “una cosecha muy buena, con mucho calor, y esto ha generado un mayor grado alcohólico en los vinos”, agregó.

De hecho el grado de alcohol para la provincia de Mendoza ha sido de 13,20% para los tintos y de 12.80% para los blancos. Y para la provincia de San Juan es 12,90% para los tintos y 13,20% para los vinos blancos.

“Esto se debe a que tuvimos una vendimia muy cálida, con alta producción de azúcares a nivel general, y con poca agua para irrigación. Es importante indicar que a pesar de tener una caída del 20% en la cosecha, este ha sido un año excepcional en cuanto a calidad de las vides”, puntualizó.