Violó el toque de queda y los protocolos sanitarios vigentes en Italia para mitigar los efectos de la pandemia de coronavirus. Junto a otros dos jugadores de la Juventus deberá enfrentar a una sanción del club.

El delantero argentino Paulo Dybala participó, junto a otros jugadores de su equipo, la Juventus, de una fiesta organizada por el futbolista estadounidense Weston McKennie en su casa a la que asistieron en un horario que violó el toque de queda y los protocolos sanitarios vigentes en Italia para mitigar los efectos de la pandemia de coronavirus.

Horas después de que trascendiera la noticia, el futbolista cordobés pidió disculpas a través de su cuenta de Instagram.

Según publicó el periódico italiano Tuttosport: “Weston McKennie, Paulo Dybala y el brasileño Arthur podrían estar en serios problemas ya que fueron sorprendidos el martes último por los Carabinieri (Policía) durante una fiesta con al menos diez personas en la casa del estadounidense”, alrededor de las 23.30, más allá del horario de las 20 que indica el toque de queda anti-Covid.

La policía italiana intervino por una denuncia de algunos de los vecinos de McKennie, según precisó el diario deportivo y la reconstrucción permitió definir que en la reunión realizada en la casa de las colinas de Turín, estuvieron Dybala y Arthur, “con sus parejas y otros amigos”.

“Los funcionarios policiales multaron a los presentes por violar las regulaciones anti-Covid. Los tres jugadores de la Juventus también deberán enfrentar a una sanción del club, que primero escuchará la versión de los afectados” señalaron desde la institución de Turín .

Las disculpas de Dybala

“Sé que en un momento tan difícil del mundo hubiera sido mejor no equivocarme con el Covid, pero me equivoqué al salir a cenar. No fue una fiesta, pero me equivoqué de todos modos y me disculpo”, escribió Dybala en sus historias de Instagram.


-->