3° Mendoza

Viernes, mayo 20, 2022

RADIO

ONLINE

Dólar Oficial

$123,5000

Dólar Ahorro/Turista

$204,22

Dólar Blue

$206,00

Dólar CCL

$210,48

Euro

$125,6416

Riesgo País

1955

3° Mendoza

Viernes, mayo 20, 2022

RADIO

ONLINE

La Selección supo sortear el obstáculo de jugar sin Leo y sigue dando la talla

Argentina pudo sobrellevar la ausencia de Messi y sigue a la altura de las circunstancias, aún sin haber brillado. Está convencida en sí misma y suple ausencias con funcionamiento colectivo. Pasó una prueba dura frente a un rival que le planteó un juego con fricciones y alta intensidad.

Por Fabián Galdi

Redacción
28/01/2022 00:36

La Selección supo sortear tres escollos en uno: la ausencia de Messi, la altura de Calama y la tensión que buscó crearle Chile al desarrollo del partido con el fin de evitar el juego colectivo de su oponente.

Por tal sumatoria de causas, el valor de esta victoria cobra mucha más importancia de la que deja la estadística.

Los tres puntos que cruzan la Cordillera están altamente valorizados por las circunstancias, sobre todo porque es el primer encuentro que disputa el equipo con la clasificación al Mundial lograda de antemano.

A la incertidumbre que generaba la transición de un año a otro y las infecciones por el coronavirus hubo que sumarle un factor externo, más que nada por las innecesarias expresiones de Emiliano Martínez -subidas a sus cuentas en las redes sociales- acerca del fastidio que generaron los controles sanitarios en suelo trasandino una vez arribada la delegación argentina al aeropuerto de Calama.

"Dibu", quien ya tiene experiencia suficiente y no es un novato, debiera haber evitado ese modo de manifestarse ya que se trata del referente de un seleccionado nacional.

Lo cierto es que los dichos del arquero enardecieron más a los simpatizantes chilenos y el clima confrontativo se decantó en el propio campo de juego.

Más allá de esta situación, poco agradable por cierto, Argentina pasó una prueba de fuego con respecto a cómo sobrellevar la omnipresencia de su estandarte máximo.

Leo es un imán que atrae percepciones de todo signo, ya que no es solamente la esperanza que despierta en los propios sino también la amenaza que conlleva en los ajenos.

Y esté donde esté, su presencia simbólica termina proyectándose en sus compañeros como si fuera una rueda de auxilio lista para rodar en cualquier cicunstancia.

Entonces, era importante probar a una formación sin su figura referencial porque - de hecho - puede suceder una posibilidad similar inclusive durante la propia Copa del Mundo.

De ahí que un equipo sin Messi representaba un experimento al que había que probar en ese laboratorio de ensayo que fue el estadio "Zorros del Desierto".

Sumémosle la sorpresiva e inesperada falta de Lionel Scaloni, cuyo positivo fue conocido apenas dos días antes del duelo - Walter Samuel supo leer en los cambios qué respuesta podía dar desde afuera para que fuera capitalizada por quienes estaban adentro -.

Argentina también ensayó variantes en defensa que, en lo táctico, tuvieron un significado relevante: la posición de Otamendi, por ejemplo, que pasó a ser primer marcador central en vez de su habitualidad como segundo cuando está en dupla con "Cuti" Romero. 

El hoy defensor del Benfica es un referente albiceleste desde que apareciera en Sudáfrica 2010 y luego se mantuviera en Brasil 2014 y Rusia 2018. Apunta a jugar su cuarto mundial y fue oportuno probarlo en zaga con Lisandro Martínez, quien empieza ese recorrido de élite. 

Más allá de los movimientos distractivos de Vargas y de Brereton, el centro de la defensa funcionó a la altura de las circunstancias y tuvo un alto porcentaje de duelos ganados tanto de bajo como en juego aéreo.

Inclusive, Nico Tagliafico, generalmente más proclive a la proyección que a la marca, supo cerrar su espacio y llevó hacia la banda a quien lo encarase, con la premisa de que no metiera la diagonal hacia el área.

Chile presionó mucho sobre la salida de Paredes, al punto de que Leo no siempre pudo evitar la fricción y en más de una oportunidad se contagió del roce. 

El buen pie del volante se contrapone con su no tan certera recuperación de zona cuando trabaja en faz defensiva - exactamente el fuerte de Guido Rodríguez, quien tampoco estuvo debido al Covid -.

De Paul, esta vez, estuvo cercado por una atenta marca local para evitar que rompiera líneas, y llamativamente lo hizo por el centro en la acción previa al segundo gol: su remate, frontal, encontró una floja respuesta de Bravo, quien no desvió el balón hacia los costados como marcan los manuales, sino que el rechazo fue recto y encontró a un Lautaro - gran mérito en seguir la acción en vez de frenarse - que corrigió la trayectoria y marcó el gol, a la postre decisivo.

Di María, una vez más, respondió mixturando despliegue, riqueza técnica, pausa y búsqueda del espacio para la definición.

Este Angelito llegará a su cuarto Mundial en la plenitud de su juego, tal como le pasó en la pasada Copa América.

La cinta de capitán estuvo en buenas manos - Leo debe quedarse tranquilo por ello -.

La Selección atravesó un mar encrespado y estuvo a la altura de lo que debe ser una formación que se prepara para potenciar sus cualidades rumbo al gran objetivo: la Copa del Mundo.

Dio otra prueba de carácter, elevó a 28 el número de juegos invicto y marcha paso a paso camino a la meta soñada: Leo alzando la Copa en Qatar.

Casi nada...casi todo.