¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Aún en la derrota, Del Potro se despidió a lo grande y se convirtió en leyenda

¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

16° Mendoza

Martes, agosto 16, 2022

RADIO

ONLINE

Dólar Oficial

$141,0000

Dólar Ahorro/Turista

$248,87

Dólar Blue

$290,00

Dólar CCL

$286,78

Euro

$138,3316

Riesgo País

2456

16° Mendoza

Martes, agosto 16, 2022

RADIO

ONLINE

Aún en la derrota, Del Potro se despidió a lo grande y se convirtió en leyenda

El antes, durante y después de "Delpo" en este Argentina Open le permitieron comprobar en carne propia todo el cariño de la gente, que había agotado las entradas el viernes pasado. Más allá de la caída en dos sets ante Delbonis, el público premió con un aplauso sostenido a un gran deportista que siempre dio todo y se ganó el reconocimiento unánime

Redacción
09/02/2022 05:51

 

Juan Martín Del Potro protagonizó un regreso de película sin final feliz al circuito después de dos años y medio parado y con cuatro cirugías a cuestas, con el Argentina Open como excusa y un partido ante Federico Delbonis en el que generó una atmósfera única que sólo él puede lograr en el tenis argentino.

La presencia del héroe de la Copa Davis, del fenómeno que le discutió la hegemonía a los gigantes de esta época, Federer, Nadal y Djokovic, comenzó a respirarse desde temprano en los alrededores del estadio, con muchísima gente yendo y viniendo, el tránsito vehicular complicado y la irrupción de los "trapitos" por primera vez en mucho tiempo.

 

 

El anuncio de su posible retiro, un momento que sus fanáticos veían venir pero que no dejó de sorprender, fue el detonante que motivó que se agotaran las entradas para el martes tres días antes, algo que no se lograba desde la época de 'La Legión'.

Sus presencias en el circuito cada vez más esporádicas aumentaron la ansiedad del público que además no lo disfrutaba en Buenos Aires desde 2006, cuando era un pibito de 17 años que prometía, lejos de las hazañas que lograría después.

 

 

Por eso se acercaron a verlo desde Gabriela Sabatini hasta otros destacados del deporte como Sergio "Oveja" Hernández, el ex DT del seleccionado de básquetbol, con su pareja la ex Leona, Noel Barrionuevo.

También desde el fútbol estuvieron Enzo Pérez y Hernán Crespo.

La presencia "Xeneize" para un fanático de Boca como "Delpo"  no faltó en el estadio porteño, con Sebastián Battaglia, a la cabeza junto a su ayudante de campo, Juan Kuproviesa. Tampoco faltó Rolando Schiavi, amigo personal del tandilense.

En su salida a la cancha tronó el "Delpo, Delpo" y también otro clásico: "Y pegue Delpo, pegue", seguido de una estruendosa ovación, posiblemente la última si cumple lo que anunció respecto que -después de Río de Janeiro- le dirá adiós al tenis.

Del Potro, el de la derecha temible y el corazón enorme, el último gran ídolo del tenis celeste y blanco, levantó varias veces sus brazos para saludar a los hinchas que agotaron todas las entradas, desde las generales a 1.500 hasta las preferenciales -VIP-, que superaban los 20 mil pesos cada una. Es que nadie se quería perder su regreso.

 

 

No faltó, cuando era claramente dominado por Delbonis, el pedido ocurrente de un fanático al tenista de Azul: "Fede ya nos diste la alegría más grande de la historia, danos otra y perdé esta noche por favor", le imploró.

La "Torre de Tandil" lo logró, volvió a jugar al tenis y revolucionó el ATP porteño. Primero en un día habitualmente tranquilo como un lunes, cuando convocó más gente durante la hora que le dedicó a entrenarse que la que había en la cancha central, y luego con este martes inolvidable.

Suele decirse siempre que un deportista profesional muere dos veces, la primera  cuando se retira, cuando le pone fin a su carrera, y "Delpo" está en esa etapa difícil en que una decisión que probablemente se acelere en las próximas semanas, a no ser que ocurra un milagro y encuentre solución a la lesión que lo persigue en la rótula derecha.

 

 

"Tomala vos, dámela a mi, volvió la Torre de Tandil" fue la canción que más entonaron sus fanáticos cuando la derrota era irreversible, como símbolo de una noche de reencuentro con el ídolo.