¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

"A veces tengo ganas de matar a los rivales", dijo un campeón del mundo

¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Publicidad

19° Mendoza

Sabado, septiembre 30, 2023

RADIO

ONLINE

Dólar Oficial

$365.00

Dólar Ahorro/Turista

$657.00

Dólar Blue

$800.00

Dólar CCL

$822.00

Euro

$370.00

Riesgo País

19° Mendoza

Sabado, septiembre 30, 2023

RADIO

ONLINE

"A veces tengo ganas de matar a los rivales", dijo un campeón del mundo

El campeón mundial Lisandro Martínez, ídolo en Manchester United,  dejó jugosas reflexiones en su entrevista con el diario inglés "Daily MIrror"

 

Redacción
25/02/2023 15:34
Al defensor lo apodan "el carnicero".

 

Lisandro Martínez, uno de los campeones del mundo y figura del Manchester United, aseguró hoy que hay momentos en los partidos que tiene ganas de "matar a los rivales" en sentido figurado adentro del campo.

“Tienes que ser inteligente. Es duro, muy duro. A veces tengo ganas de matar a los rivales, pero también hay que controlar. Creo que es nuestra cultura de la Argentina. Siempre somos así, somos apasionados", describió "Licha" en una nota con el diario británico Daily Mirror.

"El fútbol, ​​para nosotros, lo es todo, por eso siempre lo damos todo. Aunque hay que ser inteligente, de lo contrario me suspenderían todos los juegos”, explicó.

Martínez se asentó como titular en el equipo del United luego de algunas críticas en sus primeros pasos por la falta de altura y una contextura física poco habitual para los centrales de la Premier League.

 

 

“Cuando era niño, recuerdo que cuando era muy joven, cuatro o cinco años, comencé a pelear y lloraba cuando perdía, así que es algo que tenemos en la sangre, en el corazón, es nuestra cultura”, continuó el defensor de 25 años.

Manchester United hizo un 'clic' en relación al año pasado, mejoró notablemente su rendimiento colectivo desde la partida de Cristiano Ronaldo del plantel, y si bien está lejos del líder Arsenal, se anima a soñar con un batacazo que lo reencuentre con la gloria de la década del noventa y principios del 2000.

 

 

“Hablamos en el vestuario, dijimos de todo, fuimos muy estrictos, miramos el escudo y dijimos 'chicos, esto no es posible, tenemos que cambiar esto'. Fue el mejor partido para cambiar, contra el Liverpool. Mostramos otro espíritu, otra energía, luego empezamos a saber que podíamos hacerlo”, explicó.

 

“Cambiamos la mentalidad. Fue como 'está bien, estamos en el suelo, pero ahora tenemos que demostrar, pelear de nuevo'. A veces es bueno ver las cosas malas y luego tienes que cambiar en el campo", afirmó Martínez.

 

 

Fuentes: Télam y Espn