El Presidente dialogó con Kristalina Georgieva para debatir la situación internacional de Argentina en medio de la pandemia y las negociaciones con el Fondo

El presidente Alberto Fernández y la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, mantuvieron hoy un contacto en el que coincidieron en seguir trabajando en un nuevo programa de financiamiento para el país apoyado por el organismo multilateral y diseñado y conducido por la Argentina.

“Durante la conversación se remarcó la importancia de la recuperación económica como condición necesaria para la estabilización, así como la necesidad de poner las cuentas fiscales en orden a una velocidad que sea consistente con el crecimiento para garantizar la estabilidad de mediano plazo”, informó esta tarde el Gobierno en un comunicado.

Del mismo modo, coincidieron en que el programa debe estar basado en supuestos realistas sobre cómo funciona la economía argentina.

Alberto Fernández recibió la primera dosis de la vacuna Sputnik V

Durante el contacto, que se realizó por videoconferencia y desde la residencia de Olivos, el jefe del Estado y la titular del FMI también acordaron en la necesidad de trabajar, desde lo que se espera sea un renovado multilateralismo, por una economía mundial más justa e inclusiva.

Además, el Presidente ratificó que la Argentina avanzará en esa dirección desde su posición en la región y como miembro tanto del G20 como del FMI.

Georgieva también se mostró optimista con la salida de Donald Trump del Salón Oval, pero advirtió sobre la situación económica global causada por la pandemia del COVID-19. La directora ejecutiva explicó que los estados nacionales invirtieron billones de dólares en sostener a miles de empresas para evitar sus quiebras, y que esa situación de crack tácito va impactar de alguna manera en el intercambio de bienes y servicios a nivel internacional.

Alberto Fernández compartió la perspectiva de Georgieva y reveló cierto malestar que tiene respecto a la suba de los alimentos y de los insumos que se usan en la construcción durante esta crisis económica. El Presidente sostuvo ante la directora gerente del FMI que “hay cierto aprovechamiento” de la situación cuando lo que reclama es “una ética de la solidaridad” en los sectores empresariales más poderosos del país.

“Fue la primera vez que charlamos a solas, y la verdad que me sirvió. Compartimos la mirada sobre la situación global y quedó claro que vamos a negociar hasta el último centavo”, concluyó el Presidente frente a sus asesores de confianza, según informó Infobae.