2° Mendoza

Miércoles, junio 29, 2022

RADIO

ONLINE

Dólar Oficial

$129,7500

Dólar Ahorro/Turista

$214,73

Dólar Blue

$239,00

Dólar CCL

$250,00

Euro

$131,7004

Riesgo País

2434

2° Mendoza

Miércoles, junio 29, 2022

RADIO

ONLINE

El Día Mundial de la Libertad de Prensa en tres visiones periodísticas mendocinas

El pasado 3/5 se conmemoró el 29no aniversario de la fecha. Tres integrantes de la nueva generación expresaron su opinión sobre los sucesos en Afganistán y el hoy de la libertad de pensamiento

 

Redacción
08/05/2022 17:29

LIBERTAD DE PRENSA: EL GRITO DE LOS SILENCIADOS

Cada 3 de mayo se conmemora en el mundo entero el Día Mundial de la Libertad de Prensa. Esta fecha fue propuesta por la Unesco, que hizo un llamado a todos los países miembros y a sus sociedades, con el fin de reflexionar sobre el verdadero derecho a informar y a comunicar desde un periodismo crítico y responsable, pero sobre todo libre.

La conmemoración de esta jornada sirve para reafirmar y replantear los principios fundamentales que atañen al periodismo en cada una de sus ramas y la premisa es “la información como un bien común”. Así se enfatiza en la importancia y en el valor de la información como un bien de todos.

A diario consumimos , elegimos y disfrutamos de información desde diversos medios. La vorágine diaria y el avance de las tecnologías nos hace casi automatizar mecanismos de consumo de información. Lo hacemos desde la casa, el trabajo, la universidad o en cualquier tiempo libre. También decidimos de dónde lo consumiremos: revistas, diarios, televisión, redes sociales o de manera on line.

Podríamos decir, entonces, que todo está dentro de los parámetros normales.

Podríamos decir, también, que las personas están eligiendo y que a pesar de que muchas veces no estamos de acuerdo con la información que llega a nosotros todo el curso de la comunicación sigue su camino.

Podríamos decir, podríamos.

Pero no.

Hoy vamos a gritar por quienes fueron silenciados.

Hoy, en el Día Mundial de la Libertad de Prensa, más que nunca alzaremos la voz por cada uno de los periodistas rotos y rotas en su derecho a expresar, a informar, a comunicar y a vivir de manera libre.

 

PROHIBIDO VIVIR

Hace algunos meses, los medios de comunicación dieron a conocer imágenes conmovedoras que mostraban la situación crítica que vive Afganistán..

El 15 de agosto de 2021, los talibanes tomaron la capital, Kabul, estableciendo de esa manera un emirato islámico de facto. Aprovecharon la situación que se venía dando a partir de la retirada de la coalición de tropas comandadas por Estados Unidos, hecho que dio lugar al rápido posicionamiento durante los últimos meses por parte del régimen en cada una de las capitales provinciales de ese país para alzarse con el poder en la totalidad del territorio.

Cada minuto que pasa acerca más a una mujer a la humillación, degradación de derechos obtenidos y hasta la muerte solo por el hecho de serlo.

Las mujeres afganas representan el grito desesperado de lo que nos deja lo peor; la escoria de la humanidad; el grito interminable de los derechos que, en lugar de avanzar, van en una reversa que parece imparable.

 

PERIODISMO FEMENINO COMO EJE FUNDAMENTAL

Zahra Joya, directora de Rukhshana Media, organización afgana de mujeres periodistas, denunció el pasado martes 3, en Valencia, que entre tantas profesiones ejercidas por mujeres, el periodismo está desapareciendo en Afganistán. Poco a poco se desvanecen del foco mediático y no solamente son amenazadas por ejercer sino que el otro gran peligro de esta situación es que no quedan mujeres para contar la verdadera situación, la historia en carne propia de lo que están sufriendo con la vulneración de sus derechos.

Rukhshana Media fue creada en noviembre de 2020 por la joven periodista Zahra Joya, recientemente nombrada como “Mujer del Año” por la revista Times, con el objetivo de contar historias de mujeres afganas. Este año, la unión de periodistas premió al medio por “dar voz a quien ya no la tiene”.

La situación de mujeres periodistas es cada vez peor. Durante la ofensiva talibán de 2021 muchas de ellas abandonaron el país por amenazas de muerte y ahora, tiempo después, hacen periodismo con “perspectiva de género” con escasos recursos  y lejos de poder ejercer la profesión libres en su tierra.

En aquellos primeros días marcados por la nueva llegada violenta y abrupta de los talibanes, con miles de personas queriendo escapar por aire, mar y tierra fueron ellas mismas las que llevaron un mensaje de calma, prometiendo que se respetarían los derechos obtenidos y por obtener de las mujeres, que les permitirían estudiar y ejercer un rol en la vida.

Con el diario de hoy, lamentablemente, vemos que la realidad es otra. Hace algunos días, el gobierno talibán dio a conocer que se impedirá la escolarización de las niñas a partir de los once años, con la terrible carga de información que esas palabras tienen. Aún no vemos a los medios de occidente inundados de esta noticia. Tampoco estamos haciendo nada para dar a conocerla.

Las mujeres afganas reclaman apoyo internacional de manera urgente y tristemente piden que una guerra, la de Ucrania, no desplace a la otra.

Día a día, la situación se vuelve más compleja y las perspectivas de futuro que se contemplan son las de repetir la misma historia viviendo lo mismo y perdiendo cada derecho.

En una entrevista con el diario “La Voz”, Donya – periodista afgana – dijo: “Hoy enfrento muchos problemas y la situación es de muerte. Si no trabajo, no puedo mantener a mi familia, pero para las mujeres está prohibido trabajar. Los talibanes no respetan a las mujeres para nada, por lo que entonces nadie da entrevistas y corro peligro en caso de decir algo que pueda llegar a caer en la censura. El periodismo en Afganistán y la libertad de prensa están sumamente en peligro”.

Me gustaría decir que hoy festejamos el Día de la Libertad de Prensa. Me gustaría pensar que todos y cada uno de los que eligen esta amada profesión tienen el poder propio de expresar ideas desde la investigación real, respetuosa y verdadera sin que nadie pueda condicionarlo en su misión”.

Pero no, de nuevo no; miles de mujeres afganas están siendo silenciadas, sus voces y letras están desapareciendo y es mi deber como ciudadana, como periodista y como mujer, pero sobre todo como persona, ser el grito de quienes no están siendo escuchadas. Nada puede festejarse si hay conciencia de que el mundo tiene una venda en los ojos y hace de cuenta que Afganistán no existe ni nada de lo que está sucediendo allí, porque lamentablemente lo que hoy sabemos que está pasando en ese país se replica en pequeñas porciones a través del mundo. La libertad de expresión y los derechos de las mujeres están siendo vejados y hasta que Naciones Unidas, entidades de derechos humanos y/o cualquier otro ente internacional con poder no intervenga de ,amera urgente y drástica para frenar la situación sin tener que analizar ningún tipo de intereses de por medio, la barbarie y quienes lastiman la libertad no dejarán de avanzar.

Mientras que quienes deben actuar piensan lo que deben hacer, seguiremos pagando con la vida y libertad de miles de mujeres.

Mientras eso pase, seguiremos siendo el eco de ese grito para que nada pueda apagarlo.

Por Cata Sciacca, periodista

 

 

¿EL MÉRITO DE CALLAR O DE COMUNICAR?

 

"El silencio significa la máxima expresión de la palabra y la posibilidad máxima de acercamiento al ser", tal como lo expresó el filósofo y pensador alemán Martin Heidegger, considerado uno de los exponentes más referenciales en la filosofía europea del siglo XX.

- Si nos proponemos a pensar en el silencio podríamos decir que en algunas ocasiones nos conecta con nuestro interior, nos permite perseguirnos y conocernos. Hay quienes dicen que por más que se presente el silencio ya estamos transmitiendo o comunicando, y qué valioso eso. Pero en otros contextos o coyunturas sociales y culturales, el silencio, que sea suprimida la palabra verbal o escrita, es un atentado contra la verdad , pero por sobre todo contra la libertad de expresión.

Si hablamos de libertad de pensamiento de opiniones independientes y de plumas de escribir con líneas tan valientes , hacemos referencia a la periodista afgana Zahra Joya, una gran comunicadora que fundó la agencia Rukhshana Media con el objetivo de trabajar con profesionales mujeres para mejorar su calidad de vida, sus capacidades y ayudarlas a formarse. De esa manera logró que comenzaran a ser escuchadas esas voces tan silenciadas en Agfanistán.

El emirato árabe, tras veinte años de intervención militar estadounidense, había logrado una gran evolución en la eliminación de ciertas conductas retrógradas y hegemónicas que atrasaban y no permitían una metamorfosis social y cultural, especialmente con el género femenino.

Este gran avance, que favoreció a miles de mujeres, se vio truncado con el retorno del poder talibán a tierras afganas, produciendo un retroceso en los logros adquiridos. Se cortaron sustancialmente varios derechos, como el acceso a la salud, a la educación en mujeres y niñas, y a expresarse libremente.

A raíz de esto, muchas personas perdieron sus trabajos, la pobreza comenzó a a internalizarse, por la presión psicológica varios decidieron quitarse la vida, mientras que otros intentaron y lograron emigrar de ese terrorífico estado.

Desde ese entonces, no hay medios de comunicación libres que puedan difundir sin restricciones la palabra. Según la periodista Farida Nekzad, editora de la agencia independiente afgana Pajhwok, desde que llegaron los talibanes al poder prohibieron el ingreso de periodistas mujeres. "No las dejaron entrar a una rueda de prensa en el Ministerio de Educación", explicó la profesional, expresando que el talibán no acepta que las féminas sean parte activa de un sociedad.

¿Entonces qué tipo de libertad de prensa hay? 

La libertad de expresión es un derecho humano, así lo entiende el artículo 19 de la Declaración Universal  de Derechos Humanos, estableciendo que "todo individuo tiene derecho a la libertad de expresión y de opinión, así como a difundir informaciones y opiniones por cualquier medio de expresión".

Por lo tanto, también engloba el derecho a acceder y recibir información para que todos y todas podamos vivir en libertad, dignidad e igualdad de condiciones.

Los derechos son aquellos principios y conductas necesarias y que constantemente deben ser recordados para que no pierdan su vigencia. es por eso que el 3 de Mayo es el "Día Mundial de la Libertad de Prensa", indispensable para el desarrollo de una sociedad. Esta fecha fue proclamada en 1993 por la Asamblea General de las Naciones Unidas, en respuesta a un llamado de periodistas africanos que estaban pasando por una situación compleja, en la que lucharon por el pluralismo y la independencia de los medios de comunicación.

Según la Unesco, la Organización de las Naciones Unidas para la  Educación, la Ciencia y la Cultura, la libertad de prensa y de expresión constituyen el núcleo esencial de su mandato, propiciando así que esas libertades sean motivo para construir una paz sostenible a lo largo y ancho del mundo.

Destacar este día a nivel mundial es fundamental para repensarnos y evaluar el rol que ocupamos en una sociedad democrática. Debemos estar alertas a que las violaciones a nuestras publicaciones no ocurran, a que la censura, la suspensión y clausura que se vivió en el último Golpe de Estado de 1976 no vuelvan NUNCA MÁS, llamarnos  y a llamar a la reflexión de los grandes grupos de poder sobre el compromiso y valor necesario de la palabra.

La era de la tecnología e información que hoy atravesamos, donde los avances en el mundo 2.0 nos permiten con tan solo un click publicar y difundir nuestro pensamiento, son la base de hasta dónde estamos dispuestos a llegar. Solo resta que desde la ética y profesionalismo, desde el ámbito en el que nos desempeñemos, seamos conscientes y estimemos el gran mérito que tenemos los seres, el de callar y encontrarnos con nosotros mismos, el de comunicar y evidenciar como con pequeños actos podemos repercutir en los demás-

Por Miguel Bartoluce, periodista

 

 

MANIFIESTO DE LIBERTAD DE EXPRESIÓN EN POS DE LA TRANSFORMACIÓN DE PENSAMIENTO 

 

"El mundo de las pantallas y los algoritmos están aniquilando el pensamiento, replantéate que querés informar para terminar esta posible masacre" (Mendoza, 4/5/2022).

Desde que estudio periodismo siempre he entrado en conflicto con el término "libertad de expresión".

La Unesco declaró en 1993 al 3 de mayo como el Día internacional de la Libertad de Expresión" con el fin de establecer "la información como bien común".

Se tomaron como ejes a tratar:

1) Medidas para garantizar la viabilidad económica de los medios de comunicación.

2) Medidas para garantizar la transparencia de las empresas y de internet.

3)Mejorar la capacidad de alfabetización mediática e informacional que permitan a la gente reconocer y valorar, así como defender y exigir al periodismo como parte fundamental de la información como un bien común.

4) La libertad de prensa abarca el derecho de todas las personas o instituciones a utilizar las plataformas de manera tal que su voz pueda llegar al público.

Diecinueve años después, estos ideales  - me atrevo a decir - sigue cumpliendo un rol utópico. La garantización económica es un tema que siempre cae en la rueda privada ("lo que quiero que pienses"). o estatal )"pensá como quieras, no me hago cargo"). Las medidas para garantizar la transparencia empañan los hechos bajo el eslogan "libertad de expresión". En cuanto a mejorar la capacidad de de alfabetización mediática, así como el derecho de utilizar todas las plataformas para expresarse, pueden ser tratadas con un poco más de bondad. La realidad superó cualquier eje porque la tecnología fue más allá de lo inimaginable.

Volviendo al siglo XXI, mis ideales de estudiante sobre redacciones que trabajaban a contrarreloj para llegar a imprimir, bajaron a hacerlo pero esta vez contra las redes sociales, videos virales y primicias que tienen competencia simultáneas en radio, televisión y diarios digitales, cuando más quedando la verdad reducida a un titular del cual alguien recuerde algo al final del día.

Zygmunt Bauman hizo el esfuerzo para que la metáfora de liquidez  sea comprendida como la inconsistencia de las relaciones humanas en ámbitos afectivos y laborales, con su permiso me atrevo a agregar que en mi ámbito las relaciones con la información son líquidas, cambian constantemente . ¿El por qué? Sencillo: comentamos con inmunidad un titular de facebook, un hilo de twitter resumió dos horas de investigación en ciento y algo de caracteres, más una historia de instagram puede ser tomada como lo certero, real, porque una imagen o video valen más que las palabras; podemos acusar a las redes, a los buscadores, a las y los periodistas de la información miserable que nos brindan. Es más fácil que admitir la pereza producida al momento de tomar acción para buscar esa información que tanto no posibilitaría salir de la duda. Nos dejamos predecir por el algoritmo.

La convención que se está llevando a cabo en Uruguay, además de periodistas, fotógrafos y dueños de medios, invita a un nuevo actor dueño del poder: el hacker. 

En 2009, el actual prisionero Julian Assange fue el encargado a través de wikileaks - su sitio para publicar informes- de mostrar un crudo video de la guerra entre Estados Unidos y Afganistán, en el cual 15 minutos sirvieron de contraste para poner en jaque la "valentía" de los primeros, haciendo que la ciudadanía americana tome conciencia del sin sentido provocado por George Bush hijo, quien no tenía ganas de sentarse a realizar un pacto económico para explotar pozos de petróleo. Al día de hoy, no se pierde la esperanza en Anonimous para lograr una semana de revuelo mediático, tapada a la siguiente por el algoritmo invitando a saber si somos personas sociables y a descubrir el color de la mariposa.

La victimización inconsciente que sufrimos ante esta big data de la cual solo sabemos el nombre, saber ya su significado es cosa de nerds. Hoy quienes tanto sufrieron la estigmatización de su inteligencia cambiaron las reglas del juego. Vencidos ganaron sobre vencedores. Nos venden información y tienen el poder de nuestro deseo a futuro, haciendo de la libertad de expresión un posicionamiento de buscadores.

Ahora bien es momento de hacer honor a quienes pusieron en juego y dejaron su vida por la libertad de expresión; desde que se pone en tela de juicio a quien establece el status quo, se pone en peligro el cuerpo y la mente de quien cuestiona como si cuestionar estuviera mal. Las posturas en tela de juicio llevan a guerras, dictaduras y silencios, los cuales se hacen eco cobrando su voz nuevamente gracias a quienes con su vocación de poner su cuerpo y su granito de arena para seguir intentando darle luz a esta tan mal lograda alfabetización mediática.

Finalizo esta referencia o cuestionamiento para exigir nuevos ejes a la Unesco.

1) Seguridad en nuestros sistemas informáticos.

2) Justicia ante la impunidad que se comete en nombre de la libertad de expresión.

3) Oportunidad de continuidad a las investigaciones de colegas torturados, desaparecidos, o que sus vidas fueran tomadas para seguir manteniendo el silencio.

4) Dejar de lado el término "alfabetización mediática" para dar paso a la construcción del pensamiento informático crítico permitiéndole a las personas ejercer el derecho al pensamiento libre y selectivo.

Como persona con sed de develar hechos pongo a disposición mi granito de arena, mis palabras y mi tiempo para que la liquidez no nos haga vapor nuestra capacidad de cuestionamiento.

Por Carolina Montanari, periodista.