La vicepresidenta fustigó contra los camaristas Bruglia e Irurzun por rechazar una pericia que la jueza Servini de Cubría había ordenado sobre el celular del ex presidente.

No hay argentino más impune que Mauricio Macri. Espero que algunos argentinos y argentinas se den cuenta”, afirmó este lunes la vicepresidenta Cristina Kirchner.

De este modo, rechazó la orden de la Cámara Federal de no realizar un análisis del teléfono del ex presidente que había pedido la jueza María Servini de Cubría en el marco de la causa que investiga supuestas presiones al Grupo Indalo.

Cristina Kirchner cargó directamente contra los jueces federales Bruglia e Irurzun que integran la Sala II de este órgano judicial y resolvieron frenar la pericia: “Los jueces Martín Irurzun (el de la doctrina de las prisiones preventivas para los opositores de Macri) y Leopoldo Bruglia (el trasladado flojo de papeles, sin acuerdo del Senado y sin prestar juramento de Ley) acaban de consagrar una vez más la impunidad para Mauricio Macri“, afirmó en su cuenta de Twitter.

En ese sentido, consideró que “la prueba solicitada iba a demostrar la existencia de la mesa judicial macrista y su articulación con los servicios de inteligencia y con distintos miembros del Poder Judicial de la Nación para perseguir opositores y apoderarse de empresas ajenas”.

El peritaje en cuestión había sido ordenado por Sevini de Cubría sobre los teléfonos de Macri entre el 1 de enero del 2016 y el 31 de agosto del 2019, pero Irurzun y Bruglia consideraron que se trataba de un período excesivo de tiempo que supera “los límites que razonablemente permite el objeto” de la investigación, por lo que desestimaron la orden de la jueza.