La Corporación Vitivinícola Argentina y la Confederación Argentina de la Mediana Empresa firmaron un convenio para ofrecer herramientas tecnológicas con costos financieros sensiblemente más bajos.

La Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR) y la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) firmaron un convenio marco de colaboración nacional para acercar herramientas tecnológicas que permitan a productores primarios y empresas pymes hacer y recibir pagos electrónicos de forma más eficiente y a costos sensiblemente más bajos que los del mercado.

En una teleconferencia por ZOOM, miembros del directorio de COVIAR, presididos por José Alberto Zuccardi, y directivos de CAME, comandados por el titular de la entidad, Gerardo Díaz Beltrán, firmaron este importante acuerdo que tiene alcance nacional y es el puntapié para seguir trabajando con el propósito de generar nuevas herramientas tecnológicas que permitan a productores y pymes bajar costos operativos y acceder a herramientas de financiamiento.

El convenio COVIAR-CAME promueve el uso de herramientas digitales que permitan aumentar las ventas de productores, pequeños elaboradores y bodegas; agilizar y mejorar las formas de cobros, pagos y transferencias de dinero de forma electrónica especialmente para personas no bancarizadas y disminuir costos bancarios-financieros.

Este acuerdo pone a disposición de los actores de la industria vitivinícola nacional una herramienta como CAME Pagos. Cuando un productor, pequeño elaborador o bodega vende en forma presencial o a distancia, CAME PAGOS permite cobrar las ventas con tarjeta de débito o crédito y con dinero en cuenta CAME PAGOS, así como también, realizar una trasferencia. De manera presencial, se usan mPOs y a distancia el botón de pago que puede ser enviado al cliente a su WhatsApp, a su mail, o a cualquier red social que desee (Instagram, Facebook, etc.). Es una herramienta indispensable para el desarrollo del comercio electrónico.

El dinero se acredita directamente en la cuenta que cada usuario abra en CAME PAGOS y las ventas que son abonadas con tarjetas de débito se cobran a las 48 horas (días hábiles) en el servicio Standard o a las 24 horas en el servicio Express; si las ventas son generadas con tarjeta de crédito en un pago, será acreditada en el servicio standard a los 10 días hábiles o a las 24horas en el servicio Express. Si son operaciones en cuotas con tarjetas de crédito será el primer caso 48hs y en el servicio Express 24 horas.

Esta herramienta tecnológica desarrollada por CAME permite, además, enviar dinero a otra cuenta CAME o a cualquier otra cuenta bancaria (propia o de terceros). Posibilita pagar impuestos y/o servicios directamente desde la cuenta digital; comprar online o en comercios utilizando la cuenta CAME o tarjeta prepaga, y extraer dinero en cualquier cajero automático con la tarjeta prepaga.

En cuanto a los costos por ventas con tarjetas de débito, la comisión es del 1,90% más IVA y del 2,90% más IVA en el caso de las tarjetas de crédito. Esto es hasta menos de la mitad de lo que cobran sistemas similares que hoy tienen comisiones en torno al 4,45% más IVA para ventas con tarjetas de débito o crédito.

La billetera Virtual no tiene, además, costos de mantenimiento, las transferencias entre cuentas CAME PAGOS son gratuitas y los movimientos desde CAME PAGOS a una cuenta bancaria (propia o de terceros) tradicional tiene un costo del 1% más IVA.

El acuerdo marco firmado entre COVIAR y CAME permite la utilización de aplicaciones como CAME Pagos o Pilar CAME entre las bodegas, establecimientos de Pasas de Uva y Uva en Fresco, establecimientos de Enoturismo y productores vitivinícolas que participan de los programas que instrumenta COVIAR, brindando a través de su unidad ejecutora de Pequeños Productores asesoramiento a los potenciales interesados para facilitar la incorporación a las nuevas herramientas y tecnologías de pago.

“En la vitivinicultura conviven desde grandes corporaciones a bodegas garaje, pasando por todo el movimiento cooperativo, las empresas familiares y empresas de todo tipo y esto es una decisión del consumidor que no quiere ni considera al vino como un producto industrial. Esta herramienta (CAME Pago), que permite incluir a mucha gente que no tiene acceso al financiamiento o a herramientas de pagos electrónicos porque las comisiones vigentes los excluyen, es muy importante y va muy en línea con la inclusión de productores, pymes y el respeto a la diversidad que tiene el mundo del vino”, afirmó José Alberto Zuccardi, presidente de COVIAR.

“Frente a lo que viene en el escenario pospandemia, si bien es incierto, debemos decidir si vamos a ser espectadores de los cambios o verdaderos protagonistas. Este sistema le va a permitir a toda la cadena, pero en especial al sector primario, ahorrar y reducir costos y dinamizar sus operaciones, pudiendo hacer transacciones electrónicas desde su lugar de trabajo. Estamos generando infraestructura y tecnología que le permita a un productor acceder a los mismos beneficios que cualquier empresario que viva en una gran ciudad”, afirmó Gerardo Díaz Beltrán, presidente de CAME.

A la firma del convenio, llevada a cabo por teleconferencia, asistieron por parte de CAME su presidente Gerardo Díaz Beltrán, Alberto Kahale, secretario de Organización a cargo de la  Secretaria General, Ricardo Diab, vicepresidente segundo,  Martín Trubycz, secretario de Capacitación y Pedro Cascales, secretario del sector Industrial, y Maximiliano Gabrielli, a cargo del departamento de financiamiento de CAME.

Por parte de COVIAR, además de Zuccardi, estuvieron presentes José Molina, Nicolás Vicchi y Matías Manzanares, miembros del directorio, Hilda Wilhelm a cargo de la unidad de Pequeños Productores, y Carlos Fiochetta, gerente de la corporación.

Durante el encuentro con los directivos de CAME, desde Pequeños Productores de COVIAR se presentó además todo el desarrollo de CepApp, una aplicación de uso gratuito que se desarrolló para que los productores primarios puedan monitorear sus costos, hacer un seguimiento de ellos para proyectar sus gastos e incluso sirve para certificar buenas prácticas agrícolas. Todo como parte de un proyecto con el que se está trabajando a nivel nacional con el apoyo del Ministerio de Agricultura. El objetivo es trabajar a futuro para una eventual complementación de ambas herramientas tecnológicas (CAME Pago y CepApp) en beneficio de productores y pymes.