Estás en casa durante todo el día, y la imaginación va quedando limitada y debes reinventarte a diario, entonces puede ser un buen momento de aprovechar el encierro y la cuarentena y realizar una huerta en tu hogar, y así buscas actividades sin salir de casa y podés sembrar y cosechar y además ahorrar algo de dinero

Existen una gran cantidad de alimentos que se pueden sembrar desde el hogar sin la necesidad de tener semillas y mucho menos conocimientos en jardinería. Durante marzo y de la mano del comienzo del otoño, resulta un buen momento para los cultivos de invierno, para fortalecer el suelo y realizar algunas podas.

Los avances tecnológicos le dieron un respiro a los productores con mejores rendimientos y menos pérdidas. Sin embargo, semillas de tomate ancestrales que se hallaron en un inodoro revelaron el sabor y la forma original.

CULTIVOS OTOÑO-INVIERNO

Conocer cuáles son las especies que prosperan en esta estación y durante el invierno es fundamental para lograr un buen cultivo. En este sentido, se recomienda continuar con la siembra de:

  • Acelga.
  • Lechuga
  • Zanahoria.

Estas hortalizas que, además de ser muy consumidas, permiten mantener una producción regular todo el año, ya que también se adaptan a la temporada primavera-verano.

En cuanto a los cultivos propios del período otoño-invierno se destacan:

  • Ajo.
  • Arvejas: al ser de la familia de las leguminosas, necesitan a mitad de su crecimiento, un tutor o ser sembradas cerca de un alambrado.
  • Brócoli.
  • Cebolla: son resistentes a las heladas y se cosechan a los 250 días de siembra. Durante su crecimiento hay que aporcar la tierra y cortar las inflorescencias para que el bulbo se desarrolle.
  • Coliflor.
  • Espinaca.
  • Perejil: es aconsejable sembrarlo cerca de las verduras de hojas por su aroma.
  • Puerro.
  • Rabanito: de crecimiento rápido, ya que en 35 días se puede cosechar.
  • Remolacha.
  • Repollo: necesita 150 días para desarrollarse, es muy bueno asociar con el romero y la salvia; para repeler algunos insectos.

Consejos: 

La siembra de verduras de hoja como la acelga, achicoria y lechuga es recomendable hacerlo en forma escalonada (sembrar una vez al mes) para cosechar verduras durante los seis meses de la temporada.

En el caso de la remolacha y zanahoria, es recomendable tener en cuéntala luna: se debe sembrar en cuarto menguante; si no fuese así se semilla y no se desarrolla.

La calendula es una flor muy importante a tener en cuenta al diseñar la huerta, ya que ayuda en el control de plagas y a su vez embellece el espacio, favoreciendo la biodiversidad en la producción de la Huerta Agroecológica Familiar.

Para identificar el mejor momento para iniciar los cultivos y la técnica de siembra apropiada en cada caso, recomendamos consultar el “Calendario de siembra del Prohuerta“.

SEMILLEROS

Muchos cultivos requieren sembrarse en semillero, protegidos de los cambios de temperatura en interior o en invernadero. Para ello necesitarás utilizar un semillero, también conocido como almácigo/a, que trata de un recipiente de tamaño pequeño acondicionado especialmente para colocar las semillas con la finalidad de producir su germinación en las mejores condiciones y cuidados, a objeto de que pueda crecer sin dificultad hasta que la planta esté lista para el trasplante.

COBERTURAS

Cubrir las macetas con abono de cobertura (pasto seco o viruta de madera) favorece la retención de humedad al comienzo de la temporada, una condición indispensable para lograr una emergencia uniforme de los cultivos.

ABONOS

Además de continuar con el reciclaje de los desperdicios orgánicos, el otoño es un buen momento para fortalecer el suelo y recompensarlo con nutrientes por su trabajo durante la temporada estival. De este modo, una de las claves es separar el abono que ya se encuentra listo en la abonera y agregarlo a la tierra antes de realizar la siembra. Te ofrecemos dos opciones para hacer tu propio abono:

  • Abono líquido y ecológico para mantener las plantas hidratadas y tener un suelo rico en nutrientes.
  • Humus de lombriz roja 
PODAS

Otra de las bondades del otoño es que le permite al huertero hacer algunas podas de los frutales, ya que las plantas pueden cicatrizar los cortes relativamente rápido. En invierno, si bien la planta “sufre” menos la poda, no cicatriza con tanta facilidad.infocampo