Fueron cerca de 30 horas de indagatoria, donde Bento negó las acusaciones en su contra y presentó una prueba para ser absuelto.

Este jueves finalizó la declaración indagatoria del juez federal Walter Bento, acusado de liderar una banda que cobraba coimas a cambo de favores judiciales. La declaración del magistrado comenzó el miércoles 7 de junio y en total demandó ceca de 30 horas.

Contra Bento recae una acusación de asociación ilícita, lavado de activos, cohecho y enriquecimiento ilícito. A lo largo de la indagatoria el juez se plegó a la estrategia de sus abogados, entre ellos Mariano Cúneo Libarona, y se desligó de las acusaciones en su contra. 

El magistrado, además, pidió disculpas por insultar al juez de la causa, Eduardo Puigdengolas, a quien trató de corrupto. 

Bento no respondió preguntas ni presentó pruebas, como por ejemplo pericias contables que expliquen su situación patrimonial. Pese a esto, sus abogados creen que presentando una serie de documentos (declaraciones juradas, escrituras y constancias de bancos), debería alcanzar para demostrar que los bienes fueron adquiridos de manera legítima. 

Respecto a los numerosos viajes que el magistrado y su esposa realizaron, especialmente a Miami, tampoco se ninguna explicaciones. 

Cabe señalar que a Bento y a su familia le adjudican, pro ejemplo, nueve inmuebles en el complejo Villa Palmares (entre departamentos, cocheras y bauleras), además de inversiones en dólares en tres fideicomisos para la construcción de edificios, y cuatro vehículos de alta gama (Audi Q5, Audi A1, Audi A3 y una camioneta Volkswagen).

Por ejemplo respecto a la camioneta Audi Q5 Bento indicó que la compró con un beneficio de discapacidad por uno de sus tres hijos, por lo que le pagó a mitad de precio, y no abonó el impuesto automotor. 

Sobre el teléfono celular que se negó a entregar, Bento sostuvo que esto se debe a que la línea del aparato es propia. Sin embargo, un informe policial contradijo esto: se trata efectivamente de una línea corporativa del Consejo de la Magistratura. 

Fue el 5 de mayo pasado cuando, en un allanamiento en su domicilio de barrio Palmares, el juez se negó a entregar su iPhone 12, indicando que se lo había olvidado en Tribunales. Sin embargo en ese lugar tampoco estaba, y tras esto nunca más apareció. 

A su favor Bento presentó un audio presuntamente de Diego Barrera (detenido por el crimen de Diego Aliaga), donde este indica que la imputación es mentira y que se trata de un proceso armado. 

Se trata, en realidad, de la grabación de un llamado telefónico al estudio de Cuneo Libarona, donde se escucha al abogado hablar con un hombre y hacerle preguntas. Ahora se intentará determinar si efectivamente es Barrera, que además será citado a declarar frente a Bento, Puigendolas y el fiscal Dante Vega. 


-->