El vicepresidente de la comisión de Relaciones Exteriores del Senado, Julio Cobos, presentó hoy un proyecto de declaración en la Cámara alta para repudiar y rechazar la inclusión de un equipo de bádminton autodenominado “Falkalnds Island” en un torneo que se lleva a cabo en Brasil.

El senador advirtió que esa actitud “desconoce absolutamente la existencia de una disputa de soberanía entre la Argentina y el Reino Unido reconocida por las Naciones Unidas sobre las Islas Malvinas”.

Cobos presentó por ello un proyecto para “rechazar y repudiar la inclusión de un equipo de bádminton bajo el nombre de “Falklands Islands” en la competencia denominada “Pan Am Cup”, que organiza la Confederación Brasileña de Bádminton, que se inició el día 13 de febrero en El Salvador, Bahía y se extenderá hasta el domingo 16″.

“El equipo autodenominado “Falkland Islands Badminton team” tiene la intención de participar de la competencia Pan Am Cup”, señaló.

Ayer, la Cancillería argentina solicitó a sus consulados en Salvador de Bahía y Río de Janeiro, y a la Embajada ante Brasil gestiones ante los organizadores del torneo y las autoridades brasileñas a fin de resaltar que las Islas Malvinas no son un Estado reconocido por la comunidad internacional.

“Apoyamos el reclamo legítimo realizado por la Cancillería Argentina”, sostuvo Cobos y añadió que “otro aspecto complejo y que preocupa es que en la web de la Confederación Brasileña de Bádminton, al consultarse la información del torneo, se observa que se consigna a las Islas Malvinas como una entidad separada de Argentina y se las identifica con el ilegítimo pabellón”.

El ex vicepresidente argentino expresó que “la disputa de soberanía entre Argentina y el Reino Unido por Malvinas no es sólo un viejo reclamo por nuestra integridad territorial -ante uno de los últimos resabios coloniales que aún quedan en el mundo- es también, una cuestión que afecta intereses estratégicos actuales y futuros de nuestro país y de la región del Cono Sur”.

“Ante este nuevo acto unilateral realizado por el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, reafirmamos que el único camino posible para la recuperación de las Islas es la vía diplomática, el diálogo y la paz”, recalcó.