Estás leyendo noticias acerca de esperanza en Diario Jornada.

Imagen:

Argentina Rodolfo Braceli

Ojo: la esperanza ¡un deber!

Me da pudor decir ¡Buen día! Pero sí, por qué no: ¡buen día! El 2018 se nos escurrió con la pavorosa  velocidad  con la que se nos va la mentada Vida. Pasada la obviedad de los brindis (que sólo podemos consumar quienes tenemos mesas servidas) creo necesario poner en remojo una pregunta: ¿es la desesperanza una forma de traición?

Imagen:

Rodolfo Braceli Desde Buenos Aires

Ojo: la esperanza ¡un deber!

Me da pudor decir ¡Buen día! Pero sí, por qué no: ¡buen día! El 2018 se nos escurrió con la pavorosa  velocidad  con la que se nos va la mentada Vida. Pasada la obviedad de los brindis (que sólo podemos consumar quienes tenemos mesas servidas) creo necesario poner en remojo una pregunta: ¿es la desesperanza una forma de traición?

Imagen:

Rodolfo Braceli Desde Buenos Aires

2018: Esperanza, ¿estás?

¡Buendía! El 2017 se nos pasó con la velocidad intolerable con que se nos pasa la misma vida. Conversando mail mediante con lectores y lectoras, varios me sugirieron que reanude mi columna referida a la “desesperanza como una forma de traición”. Respondo a ese pedido.

Imagen:

Rodolfo Braceli Desde Buenos Aires

La desesperanza es traición

Buen día. Si los eventuales lectores y lectoras me lo permiten, por un rato pondremos preguntas en remojo: ¿Qué queremos significar cuando decimos esperanza? ¿Es posible la esperanza en un mundo atravesado por el impiadoso tsunami del neoliberalismo?