Chodos afirmó que el principal objetivo del Gobierno es refinanciar la deuda con el FMI. En este contexto no descarta que el país solicite más fondos, aunque no se imagina que ese monto “sea muy exorbitante”.

El representante argentino ante el FMI, Sergio Chodos, señaló hoy que el principal objetivo del Gobierno argentino sigue siendo alcanzar un programa para refinanciar la deuda con el organismo multilateral, si bien no descartó la posibilidad de que de las conversaciones pueda surgir el envío de fondos frescos para el país.

“La intención del Gobierno siempre fue mantener la exposición e ir renegociando lo que se necesite para pagar. Esa es la intención”, dijo hoy Chodos en declaraciones a radio La Red.

Al ser consultado sobre la posibilidad de que el programa también contemple el desembolso de nuevos fondos, el funcionario sostuvo que “no es el escenario base, pero existe la posibilidad de que pueda suceder”.

“Es cierto que podría haber necesidades un poco por arriba, que podrían llegar a ocurrir”, señaló Chodos, tras lo cual aseveró que no se imagina que ese monto “sea muy exorbitante”.

Más allá de esta posibilidad, Chodos ratificó que “la intención es ir saliendo, no volver a entrar” en mayor endeudamiento con el FMI.

De esta forma, el funcionario estimó que el monto total de un nuevo programa con el FMI podría involucrar más de 43.900 millones de dólares adeudados en concepto de capital.

Para Chodos, el acuerdo con el Fondo es “absolutamente necesario que esté antes de julio del año que viene” y “altísimamente conveniente que esté en abril”. ‘

“Estos dos mojones se dan por los propios vencimientos ante el Fondo, el primero; y con el vencimiento del Club de París que es en mayo”, dijo el funcionario argentino.

“Cuanto antes para acá esté, si se entiende que avanzamos suficientemente rápido y tenemos un buen programa que comprenda las necesidades de la Argentina, mejor”, consideró

En cuanto a los tiempos por delante, Chodos consideró que “un programa tiene sus tiempos internos”, con lo cual, “además de la negociación”, implica “encontrar una visión común con el staff y después acordar con ellos el camino a seguir, además queda la aprobación del directorio y nosotros pusimos la condición de que pase por el Congreso Nacional”.

La Argentina y el FMI se encuentran en plena negociación de un nuevo acuerdo, por lo que está prevista una nueva misión del organismo a mediados de noviembre.

En este sentido, el ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró el viernes último que el Gobierno elabora “un programa fiscal plurianual” que tendrá “como mínimo tres años” de duración, en el marco del programa sobre el que se trabaja con el FMI para la negociación de la deuda con el organismo y que será enviado para su tratamiento al Congreso de la Nación.

Al respecto, el director del departamento de Hemisferio Occidental, Alejando Werner, indicó el pasado jueves que “el Gobierno (argentino) está en proceso de formulación de un plan integral que pueda ser apoyado por un programa financiero internacional, y ése es el punto en el proceso en el que estamos”, dijo durante una rueda de prensa en la que trazó un panorama de la situación económica de la región.