El foco de sospecha, por lo pronto, recae en un hombre de apellido Acuña que sería conocido de Martín Lucero, que alquiló la casa donde ocurrió el hecho. Los jugadores de Vélez fueron desafectados del partido contra Patronato y se esperan sanciones.

Hoy al mediodía, la fiscal Laura Zyseskind, que investiga el abuso sexual presuntamente cometido ayer por la noche en una fiesta en una casa del barrio cerrado Camino Real en la zona norte del Gran Buenos Aires con la presencia de jugadores del club Vélez Sarsfield, determinó que varios de los futbolistas presentes como Ricardo Centurión, Thiago Almada y Miguel Brizuela declaren como testigos y no como imputados, según confirmó el portal Infobae.

El delantero Juan Martín Lucero, que alquiló la casa donde ocurrió la fiesta, también habló con la Justicia como testigo. Las mismas fuentes aseguran que se encargó de llamar a la policía, algo que contradice el relato de una amiga de la víctima, que declaró también como testigo y aseguró que Lucero intentó silenciarla.

Mariano Lizardo, abogado del club, se presentó en los tribunales de San Isidro esta mañana. Se espera, por lo pronto, que Vélez Sarsfield emita sanciones deportivas y administrativas contra los jugadores. Una imputación hubiese resultado en la grave chance de la rescisión de contratos millonarios. Por lo pronto, los futbolistas implicados fueron desafectados para el partido de mañana frente a Patronato.

Así, el foco de sospecha se concentra en el único imputado hasta el momento, un hombre llamado Acuña, conocido o amigo de Lucero, calvo, robusto y que vestía bermudas de jean, al que la testigo que declaró complicó fuertemente. La víctima, por su parte, asegura no tener recuerdos de lo que ocurrió: fue encontrada desmayada junto a una jarra de plástico, con Acuña a su lado. El imputado, por su parte, se encontraría vinculado a un club del Ascenso en el conurbano bonaerense.

La abogada Raquel Hermida Leyenda representa a la víctima, aunque todavía no se constituyó como particular damnificada en el expediente. En declaraciones a TN, la letrada dijo que se comunicó con la víctima por teléfono: “No pudimos vernos, conocí su voz llorando. Ella está es shock, muy nerviosa. Su nombre salió en todos lados y está mal, se sintió revictimizada. No está en condiciones para hablar. Pide el tiempo necesario para poder hacerlo”.

Hermida Leyenda cuestionó la citación como testigos de los futbolistas: “Como experta en la materia, en principio no deberían tomarle declaración testimonial a ningún jugador de fútbol porque eso sería deslindarlos. Hay que esperar las pericias, hay que esperar que el proceso continúe y después citarlos como testigos. Creo que es impropio y demasiado rápido”, sostuvo.

Y agregó: “Si me constituyen como querellante, lo primero que voy a pedir es que no se citen como testigos a nadie hasta que no se tengan las pruebas. Por el momento, la citación de los jugadores me parece además de innecesaria, un signo de limpiar a los muchachos”.

De acuerdo con la denuncia, el abuso a la joven habría tenido lugar dentro de una de las habitaciones de una casa situada en el lote 56. La información policial señaló que la vivienda había sido alquilada en forma temporal por Lucero. A la reunión habrían asistido seis hombres y 20 mujeres. Luego del llamado al 911, personal del Comando de Patrullas local llegó hasta el barrio privado y trasladó a la víctima hasta la Comisaría de la Mujer, donde radicó la denuncia.

En la dependencia policial dio su testimonio una amiga de la víctima, una mujer porteña de 36 años. La testigo habló de diversos encuentros sexuales que ocurrieron en la casa y dijo que en un momento se dio cuenta de que le habían robado su teléfono celular.

En su relato, afirmó que a las 21:45 buscó a su amiga, que estaba supuestamente en el piso de arriba. Recorrió la casa sin encontrarla, habló de una puerta cerrada, luego abierta. Describió a la víctima “desmayada en la cama junto a una jarra de plástico” con el sospechoso calvo y robusto junto a ella. La testigo estaba convencida de que su amiga había sido abusada. Así, comenzó a gritar. Otras chicas subieron a auxiliarla.

“Todos fueron cómplices, que todos sabían lo que pasaba”, dijo la amiga de la víctima. Herminda Leyenda dijo que la testigo sigue manteniendo su declaración que se hizo pública y que esta noche tendrá una reunión con ella.


-->