El ex ministro de Economía de Carlos Menem se refirió a la situación económica que atraviesa la Argentina.

El exministro de Economía Domingo Cavallo sumó su opinión sobre cuándo podría darse una “explosión devaluatoria”, y advirtió que podría ser antes de lo que la mayoría de los analistas estiman. Incluso en la previa de las elecciones de medio término.

En el primer semestre, el valor del dólar oficial perdió 10 puntos contra la inflación, ya que aumentó 13,75% cuando se proyecta que el índice de precios al consumidor (IPC) sea del 24% en el mismo periodo. Es por eso que los economistas se preguntan cuánto tiempo puede durar este desfasaje.

La razón que hace creer que el Banco Central (BCRA) puede mantener “pisado” el tipo de cambio hasta las elecciones es la cantidad de dólares que compró en la primera parte del año gracias a los mayores precios internacionales de las commodities. En total, pudo hacerse de US$6500 millones de reservas internacionales, gracias a la liquidación récord del campo.

Cavallo escribió hoy en su blog que el Gobierno mantiene muy bajo el ajuste del tipo de cambio oficial (alrededor de 1% mensual) como una herramienta más para ganar las elecciones. A eso sumó la decisión de “aumentar el gasto público y despreocuparse de la reducción del déficit fiscal”.

Además, indicó, el BCRA está utilizando las reservas acumuladas gracias al superávit comercial “para acortar la brecha entre el precio del dólar en los mercados semi-libres (contado con liquidación y dólar bolsa) e impedir una escapada del dólar paralelo, como la de setiembre de 2020, antes de las elecciones”.

De esta manera, escribió Cavallo, el Gobierno “espera que con estas tres armas conseguirá ganar las elecciones de noviembre, especialmente en la provincia de Buenos Aires, apostando a que la gente sentirá una mejora económica por la baja de la tasa mensual de inflación y cierta recuperación del poder adquisitivo de los ingresos”.

Sin embargo, advierte: “No es descartable” que la presión acumulada termine en una explosión devaluatoria antes de noviembre y el Banco Central se vea obligado a subir las tasas de interés y a desprenderse de muchas reservas. “Si no lo hace, la explosión puede darse justo antes de la elección”, concluyó.

Días atrás, el expresidente del BCRA Juan Carlos Fábrega estimó que el Gobierno se verá forzado a “realizar una corrección del 15% al 20% al tipo de cambio oficial” tras las elecciones para compensar el atraso en que incurre desde hace meses. Fábrega había realizado una estrategia similar en 2014, luego de las elecciones de medio término de 2013, cuando llevó el valor del dólar de $6,50 a $8.

Lo mismo proyectan los bancos internacionales J.P. Morgan y Morgan Stanley, que dan justamente como ejemplo lo realizado por Fábrega durante el gobierno de Cristina Kirchner. Ambos coinciden en que la devaluación ocurriría a fines del primer trimestre de 2021.

Fuente: La Nación


-->