Fernando Burlando, uno de los abogados de la familia de Fernando Báez Sosa, el joven asesinado el 18 de enero pasado en Villa Gesell, dijo hoy que se siente “seguro” de que la Cámara de Apelaciones y Garantías de Dolores confirmará esta semana el procesamiento con prisión preventiva de los ocho rugbiers detenidos por el crimen y consideró que “no hay elementos” para que suceda lo contrario.

“Tengo la esperanza de que mañana o a más tardar el jueves se resuelva”, indicó a Télam el letrado del particular damnificado y afirmó: “Seguro que se va a confirmar el procesamiento con prisión preventiva porque no hay elementos para que suceda lo contrario”.

Burlando aclaró que en este recurso que debe resolver la Sala I de la mencionada Cámara no incluye el pedido de arresto domiciliario para los ocho rugbiers, ya que ese incidente aún está bajo estudio del juez de Garantías de Villa Gesell, David Mancinelli, y aún no llegó al tribunal de alzada.

“Sería casi una irrealidad que le den la domiciliaria porque el juez ya habló de los riesgos procesales existentes como el peligro de fuga y entorpecimiento de la investigación”, señaló el abogado.

Al respecto, Burlando sostuvo que los acusados “han tenido conductas tendientes a obstaculizar la investigación” y citó como un ejemplo de este accionar el “haber metido a un tercero que no tenía nada que ver” como el remero Pablo Ventura, detenido al comienzo de la investigación tras ser mencionado por los rugbiers y luego sobreseído.

“Los imputados quedaron todos filmados y está también la pena en expectativa, que es de prisión perpetua; por lo que veo imposible que le den la domiciliaria”, añadió.

Por último, se refirió a la emergencia sanitaria provocada por la pandemia de coronavirus y que derivó en el pedido de la defensa de una serie de medidas excepcionales para los detenidos, entre ellas, la morigeración de la prisión preventiva.

“En este caso, los acusados no integran ningún grupo de riesgo, por lo que no califican para ser alcanzados por esa disposición”, concluyó.

Por su parte, los padres de Fernando (18) difundieron ayer por las redes sociales un video en el que aseguraron que “sería muy injusto” que los imputados sean beneficiados con una prisión domiciliaria.

“Estamos esperando que la Cámara dictamine una resolución y que no les den la prisión domiciliaria. Sería muy injusto que le den ese privilegio. Ellos no le dieron la oportunidad ni siquiera para defenderse”, dijo Graciela, la madre de la víctima.

Mientras que Silvano, padre de Fernando, afirmó que siguen reclamando justicia y pidió que la gente los siga acompañando en este pedido.

En tanto, los acusados Máximo Thomsen (20), Ciro Pertossi (19), Blas Cinalli (18), Enzo Comelli (19), Ayrton Viollaz (20), Luciano Pertossi (18), Matías Benicelli (20) y Lucas Pertossi (20), permanecen detenidos en la Alcaidía La Plata 3, en Melchor Romero, donde están alojados en cuatro celdas de a dos en el mismo Pabellón 6, en el que no tienen contacto directo con los demás detenidos.

En febrero pasado, el juez Mancinelli los procesó con prisión preventiva por el delito de “homicidio agravado”, tras lo cual, el abogado defensor recurrió el fallo, ante la Cámara de Dolores.

Tras idas y vueltas sobre la conformación de la sala que debe resolver la apelación, la misma quedó integrada por los jueces originales, Susana Darling Yaltone, Fernando Sotelo y Luis Defelitto.

En su recurso, el defensor Tomei planteó que hubo irregularidades por las que debe dictarse la nulidad de todo lo actuado desde la noche del 19 de enero, el día posterior a la detención de los rugbiers; y apartar la fiscal de la causa, Verónica Zamboni, y hacer cesar las prisiones preventivas.

A su vez, el fiscal general de Dolores, Diego Escoda, sostuvo en su un dictamen ante la Cámara que el recurso de la defensa debe ser rechazado por “inadmisible”.