Por Emilio Vera Da Souza, Redacción Jornada

A veces, a algunos artistas no hace falta presentarlos. Pero otras veces, a lo mejor, algún parroquiano anda distraído y tenemos que decir de quienes hablamos.

Oswaldo Guayasamín es un pintor ecuatoriano, que por una de esas extrañas cosas del mundo, del arte y de la conjunción de la poesía, en Mendoza se traspapelaron y terminó siendo un hombre que ha dejado su huella de diferentes maneras.

Otro asunto artístico que se destacó para quedar así barajado, fue la música de Polo Martí y Beti Plana, con la Orquesta Filarmónica y la paleta del artista ecuatoriano fusionados para siempre luego de la muestra recordada de Guayasamín en Mendoza realizada en el Museo Fader, en 1993, por la testarudez del entonces director de ese espacio único para el arte, Gastó Alfaro, y la perseverancia de la inquieta Pupi Aguero. Así llegó el nombre de Guayasamín a los mendocinos y acá se cuenta la historia de esos días, de esas artes, de esos cuadros y esas músicas….

Polo Martí y Beti Plana.

Polo Martí toca la guitarra y es un tipo grande. Junto a Beti Plana arreglaron para hacer algo original, trascendente y generoso: le pusieron música a las imágenes latinoamericanas del inmenso Oswaldo Guayasamín, querido por su obra, por su compromiso testimonial de su arte y por ser quien, en cada país del continente.

El pintor rescató las figuras de su tiempo, para llevarlas llenas de colores a los espacios del arte contemporáneo y de esa manera reconocer parte de nuestra historia, como una manera de invitar a que cada uno de los habitantes de estas tierras pudieran conocer las más terribles, las más tiernas, las más escandalosas y las más impactantes historias de pasiones y luchas.

Oswaldo Guayasamín, Beti Plana y Polo Marti en Mendoza año 1993.

Al enterase de la venida de Guayasamín, Polo avanzó en la mixtura musical de nuestras culturas. “Fui a ver a la Pupi Agüero al Teatro Independencia y le propuse hacer una especie de homenaje musical a Guayasamín, le dije que quería componer una obra para él. Le expliqué mi boceto sobre un armado entre una banda andina y el ensamble con la Orquesta Filarmónica”. Pupi Agüero sabía de la calidad artística de Polo y Beti se puso a disposición de Martí para que el proyecto fuera viable, y la Orquesta abrió las puertas a la creación del músico.

Con Lars Nilson para armar una agrupación de vientos autóctonos andinos, Pupi Agüero armó lo necesario para hacer posible la idea de Polo Martí, para que coincidiera con la muestra de Guayasamín, Y a partir de eso, el arte mendocino, sus expresiones específicas, la cultura y lo que rodeaba a la pintura en el Museo Fader comenzó a generar un acción concreta para confluir en la obra musical dedicada al pintor reconocido mundialmente.

Mendoza se ponía en el centro de la atracción del calendario cultural nacional. Y todo movió a la acción….

El Canto a Guayasamín, la sinfonía que creó Polo Martí junto a Beti Plana, se dio a conocer de la mejor manera. Si había una posibilidad de un plan perfecto, estaba funcionando. Y era la comprobación de que a veces el arte, cuando es pensado para incorporar sus máximas expresiones y tiene honestidad desde su inicio, llega a resultados que lo trasciende.

En el Museo Fader de Mayor Drumond, en Luján, junto a cientos de invitados, con la presencia de Guayasamín, con Alfaro y Pupi Agüero, con una orquesta completa, en los jardines del lugar, en un frío anochecer, la música comenzó a mostrar un capítulo de la historia. Belleza y contenido.

1. Video del estreno mundial, 3/06/1993, Museo E. Guiñazú, Casa de Fader.

2. Video de la versión de la Orq. Sinfónica de la UNCuyo y la Banda “Huevo de Cóndor”, 09/2017, Nave Universitaria.

3. Banda de sikuris “Diablitos del Desierto” y Orquesta Sinf. de la UNCuyo, Dir. Ligia Amadio, 2005.

___________________________________________________________________________

Un evento a toda orquesta con la obra de Leopoldo “Polo” Martí

Actualmente la Fundación Guayasamín ofrece un recorrido virtual por la Casa Museo del artista quiteño. Mantener el vínculo con la comunidad y seguir aportando contenidos, es una tarea de muchas instituciones en estos tiempos de emergencia sanitaria.

En La Capilla del Hombre. “Hay materiales de muy alto nivel y con muy buena resolución, donde la gente puede saber cómo están planteados estos espacios y tener una experiencia vívida”, explica la hija del pintor, Diana Guayasamín.

La Fundación prepara para el 3 de julio, en ocasión del 101 aniversario del natalicio del pintor (6 de julio), un concierto sinfónico con la OSNE donde se hará el lanzamiento oficial del Canto a Guayasamín. Esta obra musical es del compositor argentino Leopoldo “Polo” Martí en cuyas partituras ha venido trabajando la Orquesta Sinfónica Nacional de Ecuador (OSNE) y la Orquesta de Instrumentos Andinos de Quito. El estreno será en la Capilla del Hombre abierta a todo el público, el acceso es sin costo.