El histórico animador desmintió las versiones sobre su muerte. “Para el público un cariño enorme”, indicó en una entrevista en Radio Mitre.

Luego de que se difundiera la noticia sobre su muerte, Cacho Fontana desmintió la versión en diálogo con Diego y Alfredo Leuco en Radio Mitre. Al histórico locutor se lo escuchó muy animado y agradeció a quienes se preocuparon por su salud. “Para el público un cariño enorme. Me tienen para rato”, aseguró.

Mientras que el conductor del programa manifestaba su alegría por escuchar a una de las voces que revolucionó la radio y la televisión argentina luego de que se pensara lo peor, Cacho se tomó la situación con humor. “Hay que organizarlo bien cuando pase”, bromeó acerca del error que se instaló en los medios.

Incluso, durante esta breve charla, le dedicó varios elogios a sus colegas del otro lado del teléfono. “Muchas gracias por este momento tan enriquecedor. Y a tu padre (Alfredo Leuco) le mando un abrazo grande, lo quiero mucho. Me gustaría estar al lado de él, para seguir aprendiendo”, dijo con humildad.

Minutos más tarde, en una entrevista concedida a La Red, reflexionó: “Me han inventado tantas cosas que una muerte es una pavada más. Es la mediocridad elevada al cubo. Es muy triste una información de esa naturaleza, es un extremo, una barbaridad”.

En sintonía con su padre, Antonella Fontana utilizó sus redes sociales para negar todos los rumores. “Me llegan mensajes y llamados de condolencias. Mi papá vive️. Recién hablé con él”, publicó en su cuenta de Twitter.

Las alarmas en torno a la salud del histórico conductor se encendieron el domingo por la noche. Fontana fue internado en el Hospital Fernández, del barrio porteño de Palermo, por un cuadro de neumonía tras contagiarse por segunda vez de COVID-19. Además de la infección en sus pulmones, tuvo que ser llevado de urgencia porque sufrió una insuficiencia cardíaca.

“Estoy muy bien, toda la gente que me rodea me cuida muy bien. Me acarician, me dan de comer. Yo estoy muy bien”, sostuvo esta tarde en diálogo con Fabián Doman.

El legendario animador, que cumplió el viernes pasado 89 años, se había vacunado pocos días atrás contra el COVID-19. Ya se había contagiado de coronavirus en julio del año pasado. Una vez que recibió el alta, regresó a la residencia donde vive, pero al poco tiempo tuvo que ser nuevamente hospitalizado por un cuadro de deshidratación.

En las semanas que contrajo el virus, se lo trató como paciente asintomático durante algunos días. Sin embargo, su cuadro derivó en una neumonía y tuvo que ser internado. En febrero había recaído con otro cuadro de neumonía y también debió ser atendido de urgencia. Una vez que se repuso, recibió la primera dosis de la vacuna de AstraZeneca.

Fuente: TN


-->