El músico Brian May, guitarrista de la mítica banda británica Queen, sufrió un infarto y debió ser intervenido de urgencia para implantarle tres stents coronarios, según él mismo reveló hoy a través de su cuenta de Instagram.

Ahí explica que todo comenzó con un episodio de dolor con sudores y opresión en el pecho que duró unos 40 minutos, que derivó en la decisión de su propio médico de trasladarlo hasta el hospital donde le practicaron un angiograma. Gracias a ese estudio se detectaron las tres arterias obstruidas que obligaron a su inmediata operación.

“Hemos descubierto que tengo tres arterias que estaban congestionadas y con riesgo de bloquear la irrigación sanguínea al corazón”, asegura el guitarrista de 72 años, quien optó por el implante de los tres stents en lugar de realizarse el triple by pass que le sugerían los médicos.

En principio la operación fue un éxito y May cuenta que salió del hospital sintiéndose mucho mejor: “era como si no hubiera pasado nada, no sentía que hubieran estado en mi interior, no sentía nada”.

En su mensaje de Instagram, May no pierde oportunidad de ver las cosas con algo de humor. “¿Certero ataque al corazón, eh?”, comienza diciendo el mensaje del músico, jugando con el título de uno de los discos más populares de Queen (Sheer Heart Attack, 1974).

“Bueno, creo que siempre me preocupé un poco por el título del álbum. Me preguntaba si le podría molestar a algunas personas que hubieran tenido ataques al corazón. Así que en realidad esto es un alivio, ya que ahora formo parte de ese club. ¡Y no lo encuentro para nada molesto! Cuídense, amigos”, continúa el mensaje.

Esta intervención quirúrgica se produjo apenas 20 días después de otra, a la que el músico debió someterse tras un accidente doméstico que lo obligó a operarse debido a un desgarro en un glúteo. El mismo se había producido mientras May se dedicaba a realizar trabajos de jardinería en su casa. Parece que el mes de mayo no ha sido para nada benéfico con el guitarrista, a pesar de llevar el mismo nombre (mayo en inglés se dice may).

Conocido también por su activismo político, May aprovechó ambas oportunidades para expresar algunas ideas. Durante la convalecencia de la primera operación, el músico había escrito en Instagram: “Aunque estoy cansado y dolorido, quiero decir antes de que sea demasiado tarde, ‘Despierta Gran Bretaña’ y ‘Tienes que estar a la altura, Boris’”, haciendo referencia a la delicada situación sanitaria que atraviesa el Reino Unido a causa de la pandemia de covid-19.

“El mundo que teníamos antes de este coronavirus no era lo suficientemente bueno”, añadió aquella vez. “Necesitamos un replanteamiento radical. Si estás de acuerdo… ¡HACÉ algo al respecto! ¡Hacé que tu voz sea escuchada! Es hora de repensar a Gran Bretaña”, concluía.

Algunos días antes, May junto a Roger Taylor, baterista de Queen y compañero de toda la vida, y al cantante Adam Lambert habían lanzado desde sus confinamientos una nueva versión del clásico “We Are the Champions” (Somos los campeones), que se hiciera famosa en la voz de Freddie Mercury.

Rebautizada para la ocasión como “You Are the Champion” (Ustedes son los campeones), la versión estaba dirigida a apoyar la labor de los trabajadores de la salud en la lucha contra el coronavirus y las ganancias producidas fueron destinadas al Fondo de Solidaridad y Respuesta al Covid-19 de la OMS.