La secretaria de Cultura de Brasil, Regina Duarte, la actriz que escenificó durante menos de tres meses una novela de baja audiencia en el Gobierno de Jair Bolsonaro, renunció a su cargo por motivos personales, confirmó el propio mandatario.

La famosa actriz brasileña dejó una larga carrera en el mundo del teatro y la televisión para trabajar de la mano del mandatario como secretaria de Cultura, cargo por el que pasó con más pena que gloria, y en el que no logró brindar el apoyo solicitado al sector cultural, fuertemente afectado por la pandemia del coronavirus.

De acuerdo con el mensaje de Bolsonaro, la reconocida actriz, recordada como “la viuda de Roque Santeira”, abandonó el cargo porque extrañaba a su familia y próximamente pasará a dirigir la Cinemateca Distrital de San Pablo.

Regina Duarte informó que extraña a su familia, pero para que ella continúe contribuyendo al Gobierno y la cultura brasileña, se hará cargo, en unos días, de la Cinemateca en San Pablo”, señaló el mandatario.

La actriz es la cuarta funcionaria de alto rango del Gobierno de Bolsonaro que abandona el cargo en menos de un mes, lo que ha llevado al país a una crisis política en medio de la urgencia que enfrenta por la pandemia.

El pasado 17 de abril el presidente destituyó al entonces ministro de Salud, Luis Henrique Mandetta, por diferencias frente a la gestión adelantada contra el COVID-19 y una semana después a Sergio Moro, quien se desempeñaba como titular de la cartera de Justicia, renunció a su cargo por las “interferencias políticas” de Bolsonaro.

En reemplazo de Mandetta asumió el oncólogo Nelson Teich quien también enfrentó diferencias con el jefe de Estado y abandonó el cargo el viernes.

Duarte, que por muchos años fue tratada como la “novia de Brasil” por ser la protagonista de varias de las telenovelas de mayor audiencia en el país, sustituyó en la secretaría de Cultura a Roberto Alvim, quien fue destituido de forma fulminante el pasado 20 de enero tras emular al ministro de Propaganda nazi Joseph Goebbels en un video institucional.

Bolsonaro ofreció entonces el cargo a Duarte, quien cuenta con más de 50 años de carrera y respaldó públicamente al ultraderechista durante la campaña electoral de 2018.

La actriz ganó fama en varios países como protagonista de “Malu Mulher” (1979), una de las series más exitosas de Brasil y en la que interpretaba a una periodista divorciada que en la época lidiaba con asuntos nunca tratados en televisión, como sexo, aborto o drogas.

La actriz, quien también participó en el culebrón “Roque Santeiro” (1985), era aclamada de forma unánime hasta que comenzó a asumir públicamente sus posiciones políticas, especialmente en 2002, cuando fue protagonista de una campaña contra el entonces candidato Luiz Inácio Lula da Silva.

En 2018 declaró su apoyo a Bolsonaro y, en plena campaña, lo visitó en su residencia en Río de Janeiro cuando el mandatario se recuperaba del atentado que sufrió poco antes de las elecciones.