El presidente brasileño ratificó la organización del certamen en su país, hundido en una crisis sanitaria histórica.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, afirmó este martes que él y su ministro de Salud están de acuerdo en que el país reciba la organización de la Copa América 2021, pese al riesgo de una tercera ola de la pandemia de coronavirus, con hospitales colapsados.

Si depende de mí, inclusive del ministro de Salud, ya está acordado. Habrá Copa América“, afirmó Jair Bolsonaro a sus seguidores, a la salida de la residencia presidencial, el palacio de la Alvorada, en Brasilia.

La Conmebol anunció ayer que la Copa América se llevaría a cabo en Brasil, después de que Argentina y Colombia desistieran de organizar el torneo.

Esta mañana, los principales diarios y medios brasileños criticaron fuertemente la decisión, ya que el país sudamericano suma más de 462.000 muertos por coronavirus y tiene estados con las terapias intensivas descontroladas, con la tercera ola en puerta.

Además, algunos gobiernos regionales también mostraron sus reparos sobre recibir la Copa América.

Bolsonaro atribuyó las críticas a sectores de la prensa que no tendrán los derechos de transmisión, en referencia a la TV Globo, que perdió los derechos de televisar el torneo frente a SBT, el canal del magnate bolsonarista Silvio Santos, cuyo yerno es ministro de Comunicaciones, Fabio Faria.

El Gobierno de Brasil aún no ha informado oficialmente un acuerdo con Conmebol sobre las condiciones para el certamen, pero Jair Bolsonaro insistió en que “ya está acordado”.

Según el presidente, después de ser consultado por la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) y de conversar del tema con todos los ministros de su gabinete, “incluido el de Salud”, si de su Gobierno depende “habrá Copa América en Brasil”.

El lunes por la noche, el jefe de gabinete de Brasil, Luiz Eduardo Ramos, evitó confirmar la realización de la Copa América en su país y anticipó que este martes será comunicada la decisión final, aunque aclaró que la organización del evento es un asunto entre privados, en un intento por desmarcarse del debate generado por la realización del certamen en medio de la pandemia de coronavirus.

“Todavía no se resolvió nada, quiero dejar claro eso. Estamos en el medio del proceso pero si nos preguntan, queremos atender la demanda, en caso de que esta sea posible de atender”, había dicho el general Ramos en el Palacio del Planalto, la casa de gobierno.


-->