¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Máximo Thomsen justificó el ataque a Fernando: "Me pegaron una piña y reaccioné tirando patadas"

¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Publicidad

9° Mendoza

Jueves, mayo 23, 2024

RADIO

ONLINE

9° Mendoza

Jueves, mayo 23, 2024

RADIO

ONLINE

PUBLICIDAD

Máximo Thomsen justificó el ataque a Fernando: "Me pegaron una piña y reaccioné tirando patadas"

El rugbier más comprometido en la causa por el crimen del joven estudiante de abogacía habló en el juicio y, llorando, pidió disculpas.

16/01/2023 17:57
Máximo Thomsen en el juicio por el crimen de Fernando
PUBLICIDAD

Este lunes, en los Tribunales de Dolores, se llevó a caboo la decimoprimera audiencia del juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, el joven asesinado a golpes en enero de 2020 a la salida del boliche Le Brique en Villa Gesell. 

Durante la jornada declararon como testigos Juan Pedro Guarino, uno de los amigos de los imputados y que fue sobreseído de la causa, y Tomás Colazo, el famoso el famoso rugbier “número 11″. Ambos estaban presentes en la golpiza a Fernando, aunque ninguno participó. 

Pero además rompió el silencio Máximo Thomsen, sindicado como uno de los líderes de grupo y uno de los que está más complicado ya que se comprobó que la huella en la cara de Fernando Báez Sosa fue realizada con su zapatilla. 

Máximo Thomsen en el juicio por el crimen de Fernando

Llorando, el rugbiers señaló: “Quiero pedir disculpas porque jamás en la vida se me hubiese ocurrido tener intensiones de matar a alguien”. 

“Yo fui el primero que entré y fuimos directo a la barra a cambiar la consumición que venía con la entrada. Llegamos a la barra y cuando llegamos nos quedamos ahí”, relató sobre la noche del 18 de enero.

A su vez, contó: “Estaba ahí tomando con uno de los chicos y estábamos conociendo a una chica, que estábamos organizando para hacer una previa con ella al día siguiente". 

"En un momento digo ´Basta de empujar´ y alguien me responde ´estamos todos en la misma´. Cuando termino de escuchar eso, alguien me empuja. Era un amigo que tenía un chichón. Uno lo agarró del cuello, era de seguridad, y le pedí que lo soltara. Entonces [el de seguridad] dice ´sacalo a él también´”, contó Thomsen.

 

“En el revoleo, tiro las manos hacia arriba para sacármelo de encima porque me estaba asfixiando”, relató y aseguró que escuchó decir: “Llévenlo a la cocina que lo cagamos a palos”. 

“Un amigo me dijo que me quedara quieto porque estaba bordó. Me quedé insultando al bolcihe porque me sacaron. En la calle voy con los chicos. Uno de los chicos estaba sentado del otro lado y voy para ese lado. Miro para la derecha y veo que uno de mis amigos se estaba por meter en una ronda de gente desconcida, salgo detrás de él. Me pegan una piña en la cara. Reaccióno tirando patadas. No sé a quién, no sé a donde. Pero nunca con intención de matar nadie. Lo único, me metí a pelear porque era una persona contra muchos. Vi una ronda con mucha gente”, dijo sobre el momento de las agresiones. 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD