Argentina Opinión Martes, 5 de Noviembre de 2019

Félix Luna, militante de La Causa 

Por Diego Barovero

Martes, 5 de Noviembre de 2019
Diario Jornada Diario Mendoza. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Martes, 5 de Noviembre de 2019 | Por Diego Barovero

Diego Barovero es el presidente del Instituto Nacional Yrigoyeneano



A comienzos de 1983 despuntaba el fervor democrático previo a la campaña electoral que pondría fin a una larga y sangrienta dictadura. Junto a mi padre recorríamos la Feria del Libro, que se realizaba en el entonces Centro Municipal de Exposiciones de Buenos Aires junto a la Facultad de derecho, cuyos pasillos hedían a choripán. Convocado por el mensaje renovador y carismático de Raúl Alfonsín me identifiqué tempranamente con el radicalismo, pero necesitaba profundizar sobre las raíces, principios e historia del casi centenario partido que habían fundado el mítico Leandro Alem y el misterioso Hipólito Yrigoyen.

Mi padre me regaló entonces la biografía de este último escrita por Félix Luna muchos años antes, pero que seguía reeditándose con gran éxito. Al rato y casi por casualidad pude identificar la menuda figura del prestigioso historiador autor del libro que me acababan de obsequiar, que corría raudamente por un pasillo con rumbo a alguna presentación o mesa redonda. Se me ocurrió pronunciar su nombre con la intención de obtener su autógrafo: "Doctor Luna!". De inmediato, Luna giró sobre sus talones y se volvió hacia mí, accediendo a firmarme el ejemplar de "Yrigoyen" y conversar unos instantes amablemente. "A Diego cordialmente, 1983", escribió de su puño y letra.

En pocos días, había leído el libro y me había convertido -como su autor- en un devoto yrigoyenista y un radical convencido. Fue mi primer encuentro con el notable intelectual y desde entonces profundicé mi conocimiento sobre su obra y consecuentemente creció mi admiración por él. El destino y su personalidad llana y amable me facilitó acercarme a él, como tantos jóvenes a quienes recibía con frecuencia. Desde la militancia juvenil en la UCR varias veces recurrimos a su sabiduría y su compromiso democrático para convocarlo a conformar mesas redondas y paneles que permitieran acercar a las jóvenes generaciones de radicales a la historia partidaria y a las grandes figuras rectoras. No era difícil obtener una entrevista ya fuera en la redacción de "Todo es Historia" o en su estudio de la calle Reconquista.

Por mi afición a los estudios históricos también le debo gratitud por permitirme colaborar con su prestigiosa revista y por haber aceptado siempre mi requisitoria a participar de alguna actividad de difusión cultural o incluso algún emprendimiento político no partidario, ya que preservó su condición de ciudadano independiente no afiliado a ningún partido desde el retorno de la democracia.

Así, su incorporación al Instituto Yrigoyeneano (fundado en 1948 y al cual estuvo vinculado en sus orígenes cuando escribió su primitiva novela "Yrigoyen, el templario de la libertad" como Tomo 1 de la maravillosa obra "Hipólito Yrigoyen, Pueblo y Gobierno", editado por la Editorial Raigal de los hermanos Sobral) se transformó en designación como Miembro Honorario por la Ley 26040 que creó el Instituto Nacional Yrigoyeneano. Y especial mención merece también su aceptación a cofundar el Grupo Aurora de una Nueva República, su última actividad pública. Ya bastante enfermo, compartimos con un reducido núcleo de amigos entre los que estaban Marcos Aguinis, Atilio Alterini, Fernando Blanco Muiño y Horacio Sanguinetti, un almuerzo en el Club del Progreso, donde se resolvió la creación de ese espacio de defensa de los valores democráticos.

Poco antes de ser internado pude volver a encontrarme con él para llevarle un proyecto de libro que aceptó prologar sin que la salud le permitiera llegar a hacerlo. Hablamos del país y del radicalismo. Me correspondió comunicarle que la Ley 26040 había creado el Instituto Nacional Yrigoyeneano y le consulté si estaba dispuesto a aceptar que lo designáramos Presidente Honorario. Respondió: "Acepto, por don Hipólito. Por don Hipólito, todo".Tampoco hubo tiempo. Me considero un privilegiado por haberlo conocido, haber podido colaborar con él y poder sentirme su amigo. Murió hace 10 años pero su obra lo sobrevive y lo sobrevivirá.

Se ha dicho que fue un intelectual prolífico, casi como aquellos del Renacimiento, que destacó en toda actividad que desarrolló: historiador, novelista, poeta, artista, periodista, político, hombre de estado.

Sin embargo me quedo con una definición: fue un militante de La Causa. Su obra intelectual y cultural fue claramente una actitud militante y comprometida, formadora de los que abrevamos en su labor, en su sabiduría y en su consejo.

Seguí leyendo