¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Solo dos “low cost” y Aerolíneas Argentinas operarán en la apertura del Aeroparque

¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Publicidad

15° Mendoza

Martes, septiembre 27, 2022

RADIO

ONLINE

Dólar Oficial

$152,2500

Dólar Ahorro/Turista

$267,77

Dólar Blue

$286,00

Dólar CCL

$306,86

Euro

$140,7021

Riesgo País

2590

15° Mendoza

Martes, septiembre 27, 2022

RADIO

ONLINE

Solo dos “low cost” y Aerolíneas Argentinas operarán en la apertura del Aeroparque

11/03/2021 14:46

La única que hará vuelos internacionales, por ahora, será la línea de bandera. Las aerolíneas internacionales que hoy operan en Ezeiza seguirán allí hasta abril, como mínimo.

El Aeroparque Jorge Newbery es la joya para todas las líneas aéreas que operan en el país, ya que la llegada al corazón de la Ciudad les permite vender más pasajes que cuando aterrizan en Ezeiza. Después de un año, cerrado primero por la pandemia y luego por una importante obra en la pista y dentro de la terminal, este lunes a las 7.00 despegarán desde Aeroparque los primeros vuelos, de apenas dos líneas aéreas: Aerolíneas y JetSmart. Al día siguiente se les sumará Flybondi, con lo cual se completará la grilla de las tres líneas aéreas que hoy hacen cabotaje en la Argentina. Por el momento, no hay novedades de que otras líneas aéreas vayan a sumarse al menos en las próximas semanas.

Un dato no menor es que Aeroparque volverá a tener vuelos hacia países limítrofes y de la región, luego de la fallida experiencia del gobierno anterior, que había mudado aquellos vuelos al aeropuerto de Ezeiza. Pero por el momento no se registran pedidos de líneas aéreas para operar en los próximos días: al menos durante marzo, sólo Aerolíneas Argentinas hará vuelos internacionales desde la Capital.

En cuanto Flybondi y JetSmart de Argentina, las dos “low cost” que hacen vuelos de cabotaje, el Organismo Regulador del Sistema de Aeropuertos (ORSNA) sólo las autorizó para hacer vuelos internacionales desde Ezeiza. De todas maneras, tanto JetSmart como Flybondi obtuvieron de este organismo, controlado políticamente desde la agrupación La Cámpora, una zanahoria no menor: las valiosas “amarras” de Aeroparque para hacer vuelos domésticos. Fue luego de que tuvieran que mudarse desde El Palomar hacia Ezeizacuando el propio ORSNA bloqueó, con el argumento de que no era un “corredor sanitario seguro”, toda posibilidad de reabrir aquel aeropuerto, que se había transformado en un emblema de la política aerocomercial del macrismo.


En cuanto a las líneas aéreas internacionales, incluso las que ya habían operado en Aeroparque, hasta el momento ninguna salió a vender vuelos fuera de los que ya aterrizan en Ezeiza. Un sondeo entre algunos operadores arrojó que hay motivos formales y también de conveniencia: por el momento, el ministerio de Salud sólo calificó como “corredor seguro” al aeropuerto de Ezeiza, aunque esas fuentes estimaron que la cartera que ahora encabeza Carla Vizzotti podría aplicar la misma calificación a Aeroparque antes de este fin de semana. Aun así, en más de una línea aérea aseguraron que están esperando cuáles serán los requisitos que exija la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC).

El año pasado, antes de la pandemia, el organismo que encabeza Paola Tamburelli ya había dado un indicio: al día de hoy, sólo se puede volar desde Aeroparque, además de los destinos domésticos, hacia los países limítrofes y Perú. Y además, esos vuelos sólo pueden ser “punto a punto”, con 100% de los pasajeros que se embarcan hacia esos países como destino final.

Aquella resolución de comienzos del año pasado (40/2020) parecía “dedicada” a limitar la operación de LATAM Argentina, que por entonces hacía sus vuelos hacia Chile y Perú, con pasajeros que en su gran mayoría embarcaban hacia esos dos destinos sólo como una escala hacia Estados Unidos y Europa. En el medio, no sólo sobrevino la pandemia y LATAM Argentina cerró e indemnizó a sus 1.700 empleados. Además, el Gobierno cambió de planes sobre la marcha y transformó a Aeroparque en un aeropuerto internacional categoría “III”, la misma que hoy tiene Ezeiza. Ahora, en Aeroparque, también pueden aterrizar los aviones de doble pasillo.


El ORSNA acordó con la concesionaria Aeropuertos Argentina 2000 un fuerte plan de obras, que se tradujo en una pista más ancha y más larga (fue extendida 600 metros, hasta totalizar 2,7 kilómetros) y agrandó significativamente la terminal de pasajeros internacional, que hasta el año pasado era un pequeño apéndice situado en la cabecera norte de la terminal.

Aun así, en algunas de las líneas aéreas internacionales esta semana se mostraban reacios a salir a abrir su negocio más allá de Ezeiza, a causa de la caída del negocio que generó la pandemia.

Antes de la pandemia, la estimación dentro de este sector era que una ruta con una ocupación de menos de 80% de los asientos no generaba ganancias. Tras la reanudación de los vuelos, desde mediados del año pasado, los aviones no sólo llegan a Ezeiza con una lapso obligatorio de media hora entre sí. Además, la tasa promedio de estos vuelos rara vez supera el 60%, según aseguraron varias fuentes del sector.

“Con vuelos a pérdida, la idea de pedir lugar en Aeroparque hoy hay que pensarla más de una vez“, señalaron en una de las aerolíneas. “¿Realmente conviene hoy duplicar estructuras de personal, para vuelos que no ganan plata?”, planteó el gerente comercial de una de las aerolíneas internacionales. Un dato: en esa misma aerolínea, antes de la pandemia, habían criticado duramente la decisión del gobierno de Macri de obligarlos a mudar sus vuelos hacia Ezeiza.

Fuente Clarin