Es un proyecto de inversión que en un primer momento produciría 9 millones de carne porcina de primera calidad.

El canciller Felipe Solá mantuvo hoy un contacto telefónico con el ministro de Comercio de la República Popular China, Zhong Shan.

Abordaron aspectos de la asociación estratégica entre ambas naciones, con el foco puesto en el comercio bilateral y la posibilidad de encarar emprendimientos conjuntos e inversiones.

En el diálogo entre ambos funcionarios confirmaron la presencia argentina como invitada de honor a la CIIE, la feria de importaciones y exportaciones conocida como China International Import Expo, prevista en Shangai, para noviembre próximo, informó el Palacio San Martín.

Solá dialogó con Zhong Shan acompañado por el Secretario de Relaciones Exteriores, Pablo Tettamanti; y el secretario de Negociaciones Económicas Internacionales Jorge Neme.

Por su parte, el canciller sostuvo que en el diálogo que mantuvo con el ministro de Comercio chino quedó “subrayada la conexión estratégica” entre la Argentina y la República Popular China.

Proyecto de producción porcina

Solá resaltó además que el ministro Shan recibió el “avance en un proyecto, ya conversado entre el gobierno argentino y el Ministerio de Agricultura de China, sobre producción de carne porcina de inversión mixta entre las empresas chinas y las argentinas”.

Al respecto, desde el Palacio San Martín detallaron que la Argentina está en condiciones de producir 9 millones de toneladas de carne porcina de alta calidad, lo que le daría a China “absoluta seguridad de abastecimiento durante muchos años”.

Ese proyecto ya cuenta con el acuerdo de la Asociación China para la Promoción Industrial y la Asociación Argentina de Productores Porcinos, puntualizaron.

Solá recordó que China es uno de los dos socios comerciales mayores de la Argentina, junto con Brasil, y dijo mostrarse complacido por las perspectivas de cooperación en tecnología, agricultura, infraestructura y finanzas.

El canciller expresó su voluntad de que se amplíe el comercio bilateral y se cumplan las reglas mundiales para un comercio libre. Quedó en claro el apoyo a una Organización Mundial de Comercio que recupere su fortaleza y sirva de mediador y juez de todos los países del mundo, añadió el informe oficial.