El equipo de Lionel Scaloni se impuso por 3-2 en la definición desde los doce pasos. Emiliano Martínez atajó tres remates y fue el gran héroe. La final, contra Brasil en el Maracaná el sábado

En los 90 minutos, Lautaro Martínez había abierto el marcador para el elenco albiceleste y Luis Díaz había marcado la igualdad para los dirigidos por Reinaldo Rueda. Desde los 12 pasos, Emiliano Martínez fue el héroe, atajando tres remates.

El triunfo por penales del seleccionado argentino de fútbol ante Colombia en las semifinales de la Copa América 2021 determinó que el próximo cruce ante Brasil será el tercero por una final de este certamen desde el formato impuesto en 1993.

El seleccionado brasileño, organizador de la actual edición, ganó las dos veces que se enfrentaron y además fueron de forma consecutiva.

Brasil venció por penales en la Copa América de Perú 2004, después del 2-2 en los 90 minutos ante el equipo dirigido por Marcelo Bielsa. El gol sobre la hora de Adriano privó a la Argentina del título que estuvo errático en la caída 4-2 por penales.

Cuatro años después, en Venezuela 2007, Argentina, con Alfio Basile como entrenador, cayó sin atenuantes 3-0 en Venezuela 2007 con un joven Lionel Messi como titular.

El tercer choque en finales por Copa América entre Argentina y Brasil se producirá el próximo sábado en el mítico Maracaná de Río de Janeiro.

La última vez que se enfrentaron fue en las semifinales de 2019, en Río, con victoria brasileña por 2 a 0.

Argentina consiguió un sufrido pasaje a la final de la Copa América: derrotó 3-2 a Colombia por penales, luego de igualar 1-1 en tiempo regular. Lautaro Martínez y Luis Díaz habían convertido los goles en un duelo intenso. Ya en los remates desde los 12 pasos, Emiliano Martínez se transformó en héroe atajando tres remates en la tanda de penales. El sábado, desde las 21, buscará volver a ganar el certamen continental luego de 28 años de sequía en la gran definición ante Brasil en el estadio Maracaná.

La Selección salió con la postura de todos los partidos que disputó hasta el momento en la Copa América. Con presión extendida, movilidad y Messi en los últimos metros, como la carta ganadora, la de desequilibrio. Así, en 5 minutos llegó dos veces a fondo, y en una llegó al gol. Primero, la jugada individual de la Pulga terminó en un centro que Lautaro Martínez cabeceó desviado. Luego, el centro atrás del capitán (tras una gran cesión de Lo Celso) encontró otra vez al delantero del Inter, que definió cruzado y con precisión: 1-0.


-->