Cuando se cumplen seis meses del inicio del aislamiento, los especialistas aseguran que el confinamiento temprano y el haber aprovechado ese tiempo para fortalecer el sistema de salud “que se encontraba muy deteriorado” fueron dos “aciertos clave de la estrategia sanitaria argentina”

Después de 6 meses desde que el presidente de la Nación, Alberto Fernández, decretó el Aislamiento Preventivo Social y Obligatorio (ASPO), Argentina tiene el número de fallecimientos más bajo por millón de habitantes en relación con los demás países latinoamericanos.

Los datos oficiales demuestran que nuestro país tiene alrededor de 274 muertos por coronavirus por millón de habitantes, una cifra inferior al resto de muchos países de América Latina como Perú con 942 muertos por millón, Brasil y Chile con 634, México con 55. y Ecuador con 623, entre otros.

Luego del análisis de estos datos, los especialistas proponen bajar el número de fallecimientos y contagios a partir de diferentes prácticas como los aislamientos estrictos pero localizados e intermitentes y el rastreo de contactos, además de las pruebas PCR para vigilancia, en lugar de diagnóstico y sobre todo la conocida responsabilidad individual de llevar barbijo y mantener la distancia correspondiente.

Según el químico e investigador del Conicet, Roberto Etchenique, el aislamiento temprano y el haber aprovechado ese tiempo para fortalecer el sistema de salud “que se encontraba muy deteriorado” fueron dos “aciertos clave de la estrategia sanitaria argentina”.

TE PUEDE INTERESAR Confirmaron Fase 1 desde el domingo hasta el martes en Mendoza: qué se puede hacer y qué no

“Argentina se encuentra bien en relación a muchos países de la región, pero vamos mal y podemos llegar a terminar peor si no se toman medidas urgentes para disminuir la circulación viral”, señaló a Crónica por su parte el investigador del Conicet Rodrigo Quiroga.

Otras naciones como Rusia, Alemania e Irán informaron este sábado un alza en los casos de coronavirus, lo que simboliza el rebrote actual en distintas regiones del mundo.

Asimismo, lamentablemente América se mantiene como el continente más afectado e India como el país con más positivos diarios y, sorprendentemente, en África entra en fase tres una investigación con medicina natural contra el virus.

Los casos en el mundo de Covid-19 superaron los 30,4 millones, tras una jornada en la que se alcanzó un nuevo récord de contagios con más de 316 mil en todo el planeta, y acumula 948 mil defunciones tras reportar más de 6 mil en las últimas 24 horas.

Además, desde el inicio de la pandemia en diciembre pasado en Wuhan, 22,4 millones pacientes se recuperaron y de los siete millones de casos activos actualmente, unos 61.000 se encuentran internados en estado crítico.

El Ministerio de Salud informó que son 3.213 los internados en unidades de terapia intensiva, con un porcentaje de ocupación de camas de adultos de 59,8 por ciento en el país y del 66,1 por ciento en la Área Metropolitana Buenos Aires. Con las cifras oficiales informadas esta noche, a nivel nacional el número total de fallecidos se elevó a 12.799, en tanto que los infectados llegaron a 622.934 casos.

La provincia de Buenos Aires, es el distrito con mayor cantidad de casos con 355 mil contagios y más de 7 mil fallecidos. En tanto, el Gobierno bonaerense indicó que continuará con su sistema de fases, porque le permite un apertura de actividades según la situación epidemiológica en la que se encuentra cada uno de los 135 municipios.

La mayor cantidad de casos de coronavirus se concentran en el área metropolitana, donde el aislamiento fue más estricto, porque 32 municipios del conurbano aglomeran a 13 de los 17 millones de habitantes de la provincia.

Por su parte, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, reconoció este viernes cuando se confirmó la extensión de la cuarentena, que el sistema de fases “está funcionando bien”, en el marco de una enfermedad desconocida y que todos los días “obliga a afrontar situaciones nuevas”. En sintonía con el gobernador , el viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, dijo que “por primera vez hay condiciones para que empiecen a bajar los casos de coronavirus en el AMBA”.

Ahora la preocupación del Gobierno bonaerense está centrada en los distritos del interior de la provincia, varios de los cuales comienzan a registrar brotes y en donde “se está transitando una meseta en niveles muy altos”, por lo que esta “naturalización de la enfermedad no es positiva porque lleva a disminuir los cuidados”, propios de lo que llaman la responsabilidad individual.

La situación de las demás provincias también van camino a un rebrote, por lo que especialistas de distintas partes del país advirtieron que “el virus llegó para quedarse” y debe generarse “un nuevo comportamiento social de responsabilidad individual” en el cuidado de la higiene, uso de mascarillas y evitar reuniones sociales.

Ante los diversos amparos presentados contra las restricciones a la circulación o al acceso a las provincias, la Corte Suprema de Justicia ordenó a Córdoba, Corrientes, Formosa, Salta y San Luis presentar sus explicaciones ante las demandas que cuestionan las medidas interprovinciales.

Por otra parte, los profesionales y trabajadores de la salud vienen advirtiendo desde hace varias semanas sobre la escasez de personal para las áreas de cuidados críticos, destinadas casi en su totalidad a pacientes con coronavirus.

A seis meses de la vigencia del ASPO, esta situación se ve profundizada por la creciente demanda, la falta de descanso y el fallecimiento de trabajadores de la Salud. Según un relevamiento realizado por la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) se registraron “32.300 contagios y 110 muertes por Covid-19 entre los trabajadores de la salud de todo el país”.



/" target="_blank">