Desde el sindicato docente indicaron que “sostener la presencialidad sin más en este contexto se torna criminal”.

El Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (SUTE) pidió que, ante el aumento de casos de coronavirus, se suspendan las clases presenciales en Mendoza. En este contexto indicaron que, de seguir las escuelas abiertas, pueden morir los trabajadores. 

“Sostener la presencialidad sin más en este contexto, se torna criminal”, afirmaron desde el gremio docente.  

Además, denunciaron que en las escuelas se han registrado numerosos casos de Covid, pero que hay presiones de la Dirección General de Escuelas (DGE) para que esto no salga a la luz: “Hay presiones de todo tipo”. 

“Con dolor y bronca, hemos lamentado la muerte de una docente de la provincia, Lilian Montes. Queda en evidencia que la segunda ola ya está aquí y esto exige urgentes medidas de parte del Estado nacional y provincial para salvaguardar de las vidas de la población y evitar el colapso del sistema de salud”, detallaron, en relación al fallecimiento de la ex directora del Colegio Universitario Central (CUC). 

Luego agregaron: “Desde el SUTE exigimos al gobierno la suspensión de las clases presenciales de forma transitoria y la puesta en marcha de medidas que permitan, de forma remota, garantizar el derecho a la educación”.  

Exigimos presupuesto para la conectividad de trabajadores/as de la educación y de estudiantes; un programa de entrega gratuita de dispositivos tecnológicos; ampliar la entrega de alimentos todas las familias de estudiantes que lo necesiten y un plan de vacunación para inmunizar de forma más acelerada al amplísimo sector que todavía no recibe ninguna dosis, lo cual compete además al Estado nacional”, concluyeron. 


-->