El Presidente destacó que Cristina Fernández y Roberto Lavagna lo alenaron a ir por un camino más conciliador, aseguró que Argentina “está volviendo a entrar al mundo dignamente” y resaltó la figura de Martín Guzmán como “único negociador”: “Nadie confía más en él que yo”, sostuvo

El presidente Alberto Fernández aseguró que tras el acuerdo alcanzado con los acreedores “se deja atrás una fuerte limitación que tenía la economía argentina”. Además, volvió a subrayar el rol del ministro Martín Guzmán, y reveló que fueron la vicepresidenta, Cristina Kirchner, y el ex ministro de Economía Roberto Lavagna, quien les recomendó al equipo negociador “ablandarse” para acercar posiciones.

“Estoy satisfecho, era necesario resolver el problema de la deuda, que era una fuerte limitación, para poder proyectar el futuro”, subrayó el mandatario en la entrevista con Gustavo Sylvestre en  C5N.

“Lo mejor que nos ha pasado como Argentina es que estamos entrando al mundo dignamente. Esto quiere decir que no nos peleamos con los acreedores. Nunca fuimos a pelear, fuimos pedirle resolver un problema, del cual éramos totalmente ajenos”, señaló. 

Las repercusiones por el entendimiento con tres principales grupos de bonistas que aglutinan el mayor poderío de negociación marcó la agenda oficial. Fernández repasó el tras escena de la recta final en la instancia negociadora, y enfatizó en que el ministro Guzmán fue “nuestro único negociador”.

“A las cuatro menos cuarto de la mañana Martín me mandó el acuerdo. Hoy, cuando vino a Olivos, lo abracé, rompí la cuarentena, lo admito. Él fue muy importante y tuvo que soportar un montón de cosas”, confesó el mandatario.

“Tuve que aclarar que nuestro único negociador era Martín Guzmán. Siempre aparecía alguien diciendo que era negociador nuestro y empantanaba todo. Tuve que soportar que dijeran que su suerte estaba echada y que era inminente su renuncia. Nadie confía más en él que yo”, apuntó para luego agregar: “Yo creo que con Martín tuve una buena idea. Estoy muy contento de haberlo traído. Él no es un hombre de la política, pero supo interpretar muy bien mi demanda desde la política: tenemos que lograr un acuerdo pero que no lo pague la gente”.

Al momento de abordar el rol de la vicepresidenta Cristina Kirchner, y el ex ministro de Economía, Roberto Lavagna, el Presidente agradeció su intervención, y confesó que fueron ellos quienes le pidieron “ablandarse” para cerrar el acuerdo. 

“La idea de demonizar a Cristina como alguien que quería el default está tan lejos de la verdad. En algún momento inclusive yo me puse más duro con el tema de la negociación, hubo dos personas que me dijeron que mire el contexto y que me ablande un poco. Una fue Cristina y otro fue Lavagna”, relató.

Y agregó: “Roberto me escribió para felicitarme y le comenté que tenía grabada su idea de que no solamente repare en la sostenibilidad económica sino también en la política”.