El presidente participó de un acto en Santiago del Estero y desde allí hizo referencia a la situación económica del país. “Argentina es un país maravilloso que está atravesando un mal momento, como todo el mundo”, afirmó.

El presidente Alberto Fernández estuvo en Santiago del Estero participando del reinicio de las obras de refacción de la Escuela del Centenario. Desde allí brindó una conferencia de prensa donde se refirió a la situación que atraviesa el país.

“Me es muy grato que podamos estar anunciando este nuevo tiempo que queremos iniciar en Argentina, después de tanto dolor que la pandemia nos obliga a pasar. Es muy grato comenzar este nuevo tiempo en una escuela emblema del primer centenario. Me apena que se haya frenado, que una escuela que puede albergar 2 mil alumnos cierre por la desidia nacional. Haciendo las obras en nombre de Manuel Belgrano (por el Plan Belgrano) alguien tan importante para los argentinos, que merece un mejor recuerdo que una cáscara vacía”, manifestó el mandatario.

Luego añadió: “Me pone muy contento en épocas de pandemia que estemos pensando en cómo poner en marcha estas obras. Esa es la síntesis del desafío que tenemos como país. Poner la educación en el lugar que pertenece. Argentina es un país maravilloso que atraviesa un mal momento, como el mundo. Pero nuestro pueblo es maravilloso contrariamente a lo que nos hacen creer, y se ha levantado de los malos momentos como vamos a hacer otra vez. Tenemos que hacer todo lo necesario para levantarnos muy rápido”.

Luego, y respecto al default virtual que atravesaría la Argentina ante la deuda con el FMI y los acreedores, Fernández dijo: “Los diarios nos dicen que corremos el peligro de caer el default. ¿Por qué mienten así, si estamos en default desde antes de diciembre? Solo que antes lo ocultaban. Yo renuevo mi compromiso, no vamos a asumir ningún compromiso con la deuda que postergue lo que somos los argentinos que están encerrados en sus casas esperando para salir, producir y hacer crecer Argentina. Quiero que el mundo nos vea como un país honorable que cumple sus compromisos. Pero eso no significará una nueva postergación de nuestro pueblo. Esa fue mi palabra de campaña y yo la respeto, yo no miento”.