Así se expresó el presidente de la FEM, Alberto Carleti, ante el anuncio de nuevas restricciones en Mendoza. Por otro lado advirtió que si no se avanza con la implementación de protocolos interprovinciales, no habrá mano de obra para levantar la próxima cosecha.

Ante el vencimiento de la última prórroga del Distanciamiento Social Preventivo y Obligatorio que rige en la provincia por el coronavirus y el anuncio de restricciones por parte del gobierno de Mendoza para reducir los contagios, el presidente de la FEM, Alberto Carleti, analizó cómo impactarían las medidas en el sector productivo.

En declaraciones radiales reconoció que en la provincia hubo liberación de actividades que permitió que distintos sectores volvieran a operar mucho antes incluso que la Nación, aún con las limitaciones que se impusieron según el número de DNI.  No obstante, destacó que con las herramientas que se han implementado (distancia social, barbijo, lavado de manos) y el respeto por los protocolos vigentes, las actividades económicas se pueden desarrollar. “Los usos de los protocolos y los cuidados son las únicas maneras con la que vamos a poder sostener las actividades”, señaló Carleti.

El presidente de la FEM agregó que en cada oportunidad que la entidad estuvo con el gobierno se hizo hincapié en la necesidad de sostener las actividades funcionando sobre la base de los distintos protocolos autorizados.

Sobre el efecto que ha tenido la pandemia, Carleti mencionó que hubo una importante cantidad de negocios que no volvió a abrir sus puertas y que las ventas minoristas vienen  cayendo este año en promedio 30 % con respecto al año pasado, aún en ciertas fechas en las que tradicionalmente había más movimiento como el Día del Padre o el Día del Niño.

En otro orden y con respecto a la futura cosecha y el trabajo que se debe realizar en los galpones de empaque, advirtió que “desde el sector productivo hoy nos enfrentamos a una gran preocupación. En unos meses tenemos el levantamiento de la cosecha que como todos saben en Mendoza se hace con gente de otras provincias. Hoy no contamos- y eso se lo hemos transmitido al gobierno provincial y nacional- con protocolos interprovinciales”. Por ello Carleti planteó la necesidad de trabajar en forma urgente en ese sentido, caso contrario dijo “será muy difícil conseguir la mano de obra para levantar la cosecha”.