¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

¿ Cual fue el problema que desató la crisis matrimonial de Pampita?

¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Publicidad

7° Mendoza

Domingo, agosto 14, 2022

RADIO

ONLINE

Dólar Oficial

$141,0000

Dólar Ahorro/Turista

$247,63

Dólar Blue

$295,00

Dólar CCL

$285,53

Euro

$138,3316

Riesgo País

2467

7° Mendoza

Domingo, agosto 14, 2022

RADIO

ONLINE

¿ Cual fue el problema que desató la crisis matrimonial de Pampita?

 Estaría viviendo una crisis con su marido, Roberto García Moritán, luego de la foto en la que se ve su mano haciendo el gesto de los "cuernitos" sobre el hombre de su esposo

Redacción
24/01/2022 13:47

Pampita Ardohain estaría viviendo una crisis con su marido, Roberto García Moritán, más conocido como "El Marido de Pampita", luego de la foto en la que se ve su mano haciendo el gesto de los "cuernitos" sobre el hombre de su esposo.

La noticia se dio a conocer en el programa "Enfrentados", de América TV, donde el periodista Juan Etchegoyen contó que hubo una fuerte discusión entre Pampita y su marido por la foto con los cuernos.

"Cuernitos", el gesto polémico de Pampita en su foto de cumpleaños

Hace algunas horas circulo en las redes sociales una foto de Pampita besando a su esposo Roberto mientras apoya una de sus manos – rodeando su cuello-, en uno de sus hombros. Lo llamativo de la foto es el gesto que Pampita con su mano. Su dedo medio y anular aparecen flexionados configurando los clásicos “cuernitos” con sus dedos índice y meñique.

Desde la ciencia de la comunicación no verbal podríamos decir que estamos ante un fenómeno conocido como “fuga emblemática”. Nos referimos a los gestos “emblemáticos” señalando aquellos gestos que no necesitan interpretación ya que en un contexto geográfico e histórico determinado poseen significados construidos socialmente. Por ejemplo, el dedo pulgar elevado para decir que “todo está bien”, el dedo índice perpendicular a los labios para pedir silencio, etc. Y hablamos de “fuga” refiriéndonos a los gestos significativos, realizados inconscientemente. La pregunta es ¿Qué significado tiene el gesto de los “cuernitos” en nuestro contexto que es lógicamente, también el de Pampita?

Señalando los más conocidos podríamos mencionar:

1) Conjuro contra la mala suerte. Algunos jugadores de diversas disciplinas deportivas en occidente suelen hacerlo al entrar a la cancha para contrarrestar la “mufa” o mala suerte, incluso la “mala onda” de quienes desean su fracaso.

2) La infidelidd. Este significado es muy popular al punto de referirse a “los cuernos” como la infidelidad consumada o bien señalando a los “cornudos” como las víctimas de la infidelidad, sin importar su género.

Al ejecutar un gesto emblemático en una “fuga” lo que hacemos es expresar emociones con nuestro cuerpo de modo inconsciente. O sea, la emoción está presente pero no sabemos que la estamos expresando. El experto más renombrado en lenguaje corporal, nos referimos a Paul Ekman en quien se inspiró la conocida serie “Lie to Me” producida por la FOX, menciona que existen al menos dos condiciones para considerar un gesto como una “fuga emblemática”. La primera es que aparece de forma parcial. O sea que el gesto no está claramente definido, aunque sin esfuerzo podemos reconocerlo.

 

 

La segunda es que aparece fuera del campo visual de quien lo hace. De acuerdo a lo que vemos en la foto, las dos condiciones se dan en este caso ya que podemos reconocer los “cuernitos” sin esfuerzo y también apreciamos que Pampita ni siquiera puede ver su mano que se encuentra detrás de la cabeza de su esposo. Solo falta ahora realizar una interpretación que puede ser abierta debido a que, lógicamente, habría que indagar más para un diagnóstico preciso.

Aun así, podríamos realizarnos algunas preguntas a modo de hipótesis. ¿Qué sentía Pampita en ese momento? ¿Deseo de alejar la mala suerte del vínculo con su pareja? ¿Fue un mensaje sutil sobre la infidelidad – siempre inconsciente claro- a Benjamín Vicuña que estuvo presente en la fiesta?

Como vemos, nuestro cuerpo nos recuerda de modo permanente que nuestras emociones están allí, listas para emerger a la vista del buen observador ya que, como siempre decimos en nuestro laboratorio, nuestro cuerpo no sabe mentir.