Publicidad

21° Mendoza

Domingo, diciembre 05, 2021

RADIO

ONLINE

Dólar Oficial

$106,2500

Dólar Ahorro/Turista

$175,94

Dólar Blue

$200,50

Dólar CCL

$219,17

Euro

$114,5637

Riesgo País

1779

21° Mendoza

Domingo, diciembre 05, 2021

RADIO

ONLINE

¿La China Suárez tiene el Síndrome Fortunata?

19/10/2021 14:58

La sumisión de la persona con este síndrome es absoluta, pudiendo hacer cualquier cosa y siendo capaces de perdonar, justificar o pasar por alto todas las acciones o mentiras de la otra persona

Luego de la ruptura  entre el futbolista Mauro Icardi y la empresaria Wanda Nara, muchos seguidores se preguntaron a qué se debe que la actriz China Suárez decidiera meterse nuevamente con un hombre casado. Y la psicología apunta al Síndrome Fortunata.

Este comportamiento tiene una explicación desde lo psicologico.  La ‘China’ tendría el Síndrome de Fortunata, conocido popularmente como la “atracción por el hombre prohibido”. Ya que, si vemos sus antecedentes, se dice “popularmente” que la actriz le “robó” Nicolás Cabré a Eugenia Tobal y a Benjamín Vicuña de Pampita, y todos los romances se desencadenaron por supuestos “affaires”.

La amiga de Wanda Nara le tiró un palito a la China Suárez: “Algunos gatos caen sentados”

Además, la panelista Yanina Latorre aseguró que la intérprete habría tenido otros amoríos con Gonzalo Heredia, quien está en pareja con Brenda Gandini; el futbolista Rodrigo De Paul, quien también está casado; y otras figuras.

¿Qué es el Síndrome Fortunata?

Se trata de una patología o un cuadro psicopatológico que se caracteriza por el establecimiento de relaciones de dependencia hacia personas casadas, a menudo estableciéndose en el papel de amante. En la mayoría de los casos, presenta síntomas como la ansiedad, baja autoestima, trastorno de la personalidad, entre otros.

No se considera trastorno psiquiátrico o una patología, aunque presente características que pueden resultar disfuncionales y generadores de gran sufrimiento a lo largo del tiempo. En tanto, también pueden llegar a darse aspectos obsesivos, que impliquen una relación tóxica entre ambas partes.

La dependencia es absoluta, pudiendo hacer cualquier cosa por el otro y siendo capaces de perdonar, justificar o pasar por alto cualquier acción o mentira de la otra persona. Únicamente sienten atracción por esa persona y así se dejan de lado otras posibles relaciones. Incluso pueden llegar a dejarlo todo.