Abigail Jiménez, la niña de 12 años que padece cáncer de huesos y tuvo que ser cargada en brazos por su padre para poder regresar a su casa en Santiago del Estero luego de que la policía le negara en ingreso en auto en el marco de las restricciones por coronavirus, arribó hoy a Buenos Aires en un vuelo sanitario para ser atendida en el Hospital Austral de la localidad de Pilar.

La menor, quien partió de Santiago a las 9.45, llegó una hora después junto a sus padres, Diego y Carmen, para realizar una interconsulta en el centro asistencial del norte bonaerense, donde continuaría con el tratamiento oncológico.

Su caso se conoció luego de que se viralizara un video que muestra a su padre cargándola en brazos, luego de que la Policía le impidiera ingresar a la provincia argumentando que no tenía los papeles en regla de su auto. La familia volvía desde Tucumán, donde llevaron a Abigail a un control médico.

Ayer, la niña tuvo que ser internada de urgencia en un centro asistencial de la capital santiagueña, tras padecer fiebre y sufrir una descompensación.

El intendente de Las Termas de Río Hondo, Jorge Mukdise, fue quien confirmó que Abigail fue trasladada cerca de las 2 de la madrugada, primero al Centro Integral de Salud Termas y luego derivada de manera urgente hacia al Centro Provincial de Salud Infantil (Cepsi) por complicaciones en su estado de salud.

En diálogo con la prensa, la directora del Cepsi, María Eugenia Gauna, dijo hoy que Abigail egresó del centro de salud hacia Buenos Aires en una condición “estable y sin requerimiento de oxígeno”.

Por su parte, la tía de la menor, Silvia Medina, en declaraciones a los medios, había remarcado que los padres de Abigail “van a luchar mientras tengan una mínima esperanza, por eso quieren escuchar otra opinión y hoy está la oportunidad de ir a Buenos Aires y ya es una esperanza” para ellos.

En ese sentido sostuvo que “los padres no se resignan, pero la situación es muy grave desde hace meses y recaídas como ésta son muy frecuentes debido a sus defensas ya muy bajas”, por lo que pidió una oración por Abigail y por todos los niños que tienen cáncer.

El sábado, luego de que se conociera la situación que tuvo que atravesar Abigail, el gobernador Gerardo Zamora pidió disculpas y se puso a disposición de la familia.

“Más allá de la investigación interna sobre lo que haya ocurrido y una lamentable sucesión de hechos y errores, y sobre los cuales quiero aclarar que no tienen nada que ver los padres y mucho menos la niña, es el Estado el que ha fallado y por el cual me responsabilizo en sus mecanismos para controlar la salud de los habitantes”, sostuvo el mandatario santiagueño.