El diario gratuito de Mendoza

de de

Mendoza

Tecnología Drones Jueves, 22 de Noviembre de 2018

La tecnología del siglo XXI que está salvando la Gran Muralla china

Con sus más de 2.000 años de antigüedad, la Gran Muralla se ha convertido en un símbolo por excelencia del poder de China. Pero la "séptima maravilla" del mundo moderno, siempre  es amenazada por la erosión, está deteriorándose con el paso del tiempo.

Las guerras, la afluencia de turistas -muchos de los cuales se llevan ladrillos y piedras- y la acción de la naturaleza le están pasando factura.

Muchas de las secciones de sus más 21.000 kilómetros de longitud necesitan ser restauradas urgentemente. El problema es que se encuentran en zonas muy remotas y difíciles de alcanzar.
"Algunas estructuras han colapsado y se han vuelto prácticamente imposible de alcanzar y estudiar", explica el corresponsal de la BBC en China, Stephen McDonell.
"Pero ahora se ha encontrado una manera de llegar a ellas", añade el periodista.
El gobierno chino está empleando drones para identificar las secciones más dañadas de la Gran Muralla China.


Una moderna tecnología inventada en pleno siglo XXI puede tener la clave para que esta obra maestra de la ingeniería siga en pie por muchos años más.
La tecnológica estadounidense Intel y la Fundación China para la Conservación del Patrimonio Cultural han unido sus fuerzas para restaurar la muralla usando drones de última generación.
Un mapa virtual
Los drones son capaces de llegar a zonas inalcanzables por el ser humano. Una vez allí, capturarán más de 10.000 imágenes en tres dimensiones de la estructura de la muralla.
La idea es crear un modelo virtual detallado para identificar las partes más perjudicadas que necesitan la restauración de forma más urgente.
Una de esas zonas es el tramo Jiankou, una sección "salvaje" (no reparada) de la Gran Muralla que fue construida sobre un acantilado. Es también una de las más peligrosas de cruzar y solo se puede llegar a ella a través de un camino empinado, rocoso y cubierto de vegetación.
"Algunas partes de la Gran Muralla son muy peligrosas", le dijo a la BBC Zhao Peng, un arquitecto que trabaja en su reconstrucción.


"Salvar la historia"
"Usando drones podemos medir longitudes y ondulaciones", explica Peng.
Las imágenes de los drones aportan datos precisos que son vitales para recuperar las zonas dañadas.
Pero las máquinas no pueden hacer todo el trabajo. Una vez seleccionadas las zonas de reparación, los materiales de construcción se llevan hasta la zona a lomos de burros.
Los trabajadores deberán escalar las montañas a pie.
Peng dice que los drones les están ayudando a "salvar la Historia".
"Es una estructura tremendamente compleja. Tenemos que analizar los huecos, las almenas, el suelo y cada línea", añade el arquitecto.


Los trabajadores excavan la piedra que soporta el muro tal y como hicieron sus ancestros, construyendo una estructura de soporte con ayuda de las indicaciones de los drones.
"Esta colaboración demuestra cómo las nuevas tecnologías pueden complementar el trabajo más tradicional, un trabajo del futuro que puede que no esté tan lejos como pensábamos", se lee en la MIT Technology Review, la revista tecnológica del Instituto Tecnológico de Massachussets, en Estados Unidos.


"Los datos que faciliten los drones ayudarán a priorizar e incrementar la reparación e inspección manuales", añadió el organismo.
"Estamos muy emocionados sobre las inspecciones automatizadas con drones", declaró Anil Nanduri, vicepresidente y director general del equipo de drones de Intel.
"Esperamos poder aprovechar nuestra tecnología para ayudar a preservar más sitios del Patrimonio Mundial en el futuro".

Seguí leyendo en Tecnología