El diario gratuito de Mendoza

de de

Mendoza

Sergio Levinsky Desde Buenos Aires Lunes, 17 de Diciembre de 2018

La gran ocasión para River

Si bien muchos hinchas de River llegaron en estas horas a Dubai y se los puede ver con variadas camisetas rojas y blancas por los fabulosos shoppings de esta magnífica ciudad emplazada en los alrededores del Golfo Pérsico, las diferencias entre los hinchas árabes entre esta zona del consumo internacional y la tranquila Al Ain, sede de la semifinal del Mundial de Clubes del próximo martes, son muy grandes.

Lunes, 17 de Diciembre de 2018
Diario Jornada El diario gratuito de Mendoza. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram
Los seguidores del fútbol de Dubai, tal como lo muestran los mails, prefieren consumir los torneos extranjeros como la Premier League o la Liga Española antes que su propia liga, a la que no concurren más de cinco mil personas (en el mejor de los casos) pero distinto es Al Ain, cuyo equipo, invitado por la FIFA como local para el Mundial de Clubes, sorpresivamente ya pasó dos ruedas, tras levantar un 3-0 ante el Wellington de Nueva Zelanda para ganar por penales en los octavos de final y luego sorprender a todos con la muy buena victoria ante el Esperance de Túnez, campeón de la Champions League africana, por 3-0.

Ahora, Al Ain debe enfrentarse nada menos que a River por la semifinal, lo que, más allá de la hazaña de uno de los más populares conjuntos árabes, le da al equipo argentino la chapa de absoluto candidato de llegar a la final, en la que se supone que debería enfrentar al Real Madrid, y cualquier encuesta paga muy poco por esta definición. Pero… ¿será realmente así?
Más allá de que el Real Madrid sigue teniendo un plantel con un potencial tremendo pese a la salida de Cristiano Ronaldo en el pasado verano europeo, es evidente que el plantel siente su ausencia, sumado a que otro durísimo golpe de los mismos días fue la abrupta rescisión de contrato de Zinedine Zidane, que había sabido manejar como pocos un vestuario con semejante pléyade.
Zidane fue reemplazado por Julen Lopetegui con todo lo que acarreó haber anunciado el Real Madrid una contratación del DT de la selección española a dos días del debut de “La Roja” en el Mundial de Rusia, y lo que empezó mal, acabó mucho peor.  Y así es que terminó asumiendo Santiago Solari, quien dirigía al equipo B.
Solari se encontró con un equipo destrozado por dentro, aunque siempre con un gran potencial. Esto le permitió ganar muchos puntos, especialmente en la Liga Española, pero los desempeños pocas veces fueron lucidos y hasta sufrió derrotas muy duras, como el 3-0 ante el Eibar, o el último 3-0 como local ante el CSKA Moscú por la Champions, aunque es cierto que ya estaba clasificado y el resultado no le cambiaba nada, si bien es uno de los peores de toda su historia en el Santiago Bernabeu.
El “indiecito” ex River, entonces, tiene varios frentes que cubrir: Isco, uno de los mimados por la hinchada blanca, llegó a encararse con la tribuna en la derrota ante el CSKA y tampoco tiene la mejor relación con el DT, mientras se critica a Gareth Bale por sus actitudes en partidos de menos relevancia, y varios jugadores se quieren ir como Keylor Navas (a quien le trajeron al belga Thibaut Courtois luego de haber ganado tres Champions en el arco blanco), Luka Modric y tal vez, Marcelo, de quien se dice que el club le pedirá que pase a ser volante y abandone el puesto de marcador de punta).
En medio de todos estos grises, el Real Madrid deberá enfrentarse el miércoles en Abu Dabi al Kashima Antlers, equipo japonés que lo tuvo a maltraer en aquella final del Mundial de Clubes de 2016 y en buena parte, los merengues se salvaron gracias a la potencia de Cristiano Ronaldo, que ya se fue.
El Kashima volvió a mostrar solidez el sábado pasado ante las Chivas de Guadalajara por los cuartos de final y parecen haber madurado aún más en estos dos años, al punto de que su director técnico se animó a decir que le pueden ganar al Real Madrid. ¿Tan fácil lo tendrán los españoles en semifinales? No parece, al menos a priori, aunque luego siempre puede aparecer Bale capitalizando un pelotazo o con la cabeza, o Sergio Ramos, o un remate de Isco. El potencial está, pero el fútbol blanco atraviesa zonas grises y no está en una etapa ganadora. Y prueba de ello es lo que sufrió para vencer al colista Huesca o al Rayo Vallecano.
¿Es entonces el momento para que River de el gran paso y se quede con el Mundial?  Desde lo anímico (por el gran triunfo de la final del Bernabeu y ante Boca), lo físico (desde el martes que está enfocado en la preparación para el torneo en Al Ain) y desde lo futbolístico (por poder contar ya con la mayoría de sus jugadores, con Santos Borré de regreso tras la suspensión, e Ignacio Scocco en recuperación), tiene argumentos para poder imaginarse en el escalón más alto del podio, aunque potencialmente, el plantel del Real Madrid siga siendo el más fuerte de todos.



Seguí leyendo en Sergio Levinsky