El diario gratuito de Mendoza

de de

Mendoza

Sergio Levinsky Desde Buenos Aires Miercoles, 21 de Noviembre de 2018

Argentina volvió a vencer 2-0 a México

Con un gol de Mauro Icardi antes de que se cumpliera el minuto inicial, y que le sirvió al delantero del Inter de Milán para acabar con una larga racha de sequía con la camiseta albiceleste, y otro de Paulo Dybala en el final,  la selección argentina se impuso a la mexicana por 2-0.

Fue en el estadio mundialista Malvinas Argentinas,  repitiendo así el marcador ante el mismo rival apenas cuatro días antes en Córdoba, en el primero de los dos amistosos de la serie.

El equipo que conduce interinamente Lionel Scaloni, quien pese a terminar su ciclo de seis partidos, todo indica que continuaría al menos hasta la Copa América de Brasil en junio de 2019, pudo sacar provecho del bonito gol de Icardi, que con una finta se sacó de encima a su marcador para definir con clase a la salida del arquero Jesús Corona.
Durante el primer tiempo, jugado siempre con un ritmo cansino y a cierta voluntad del equipo argentino, la selección de Scaloni tuvo la pelota gran parte del tiempo, pero pocas veces encontró la profundidad necesaria.
Es cierto que el entrenador se encuentra en una fase de pruebas, pero si bien conformó la línea de tres defensores compuesta por Gabriel Mercado, Ramiro Funes Mori y Walter Kannemann, que prácticamente no tuvieron trabajo, generaron muchas más dudas las posiciones de Santiago Ascacíbar como volante central, demasiado adelantado por momentos, y que si bien Icardi se mostraba como punta, por los costados se ubicaron Erik Lamela por la derecha y Rodrigo De Paul por la izquierda, cuando lo lógico era que allí se desempeñaran Roberto Pereyra y Maximiliano Meza, respectivamente.
En ese estado de confusión, trataba de sumarse Marcos Acuña por la banda izquierda, pero nunca lograron conectar los volantes con los “falsos” delanteros.
La consecuencia de que Argentina no encontraba caminos claros y que México, con estos jugadores poco habituales, no reunía el nivel necesario, fue un partido chato, mediocre, sin muchas alternativas.
Ya para el segundo tiempo, y con varios cambios en los dos equipos, el partido se hizo aún más descolorido, pero la diferencia es que los mexicanos se animaron un poco más yendo a la búsqueda del empate.  Un posible penal, que el árbitro colombiano Nicolás Gallo ignoró, y una pelota que se metía en el arco y que alcanzó a desviar el debutante arquero Paulo Gazzaniga,  quien respondió acertadamente siempre que fue probado, generaron la sensación de posible cambio en el marcador, mientras Argentina seguía sin encontrar claridad ofensiva.
A los 34 minutos del segundo tiempo, el público salió de su letargo con el ingreso de Paulo Dybala, quien reemplazó a Mauro Icardi. Y pocos minutos después, el cordobés definió a la perfección ante la salida de Corona, tras una muy buena habilitación de Franco Cervi, quien también había ingresado al promediar el segundo tiempo.
En consecuencia, otro buen triunfo del equipo argentino, aunque sin mucha profundidad, algunas confusiones posicionales y aceptables rendimientos como los de Gazzaniga, Icardi, Cervi y Dybala, en el contexto de un partido chato, sin grandes luces, y con un rival debilitado por la ausencia de sus principales figuras, y que también se encuentra en fase de transición, a la espera de que asuma como entrenador el argentino Gerardo Martino.

Seguí leyendo en Sergio Levinsky