El diario gratuito de Mendoza

de de

Mendoza

Sergio Levinsky Sergio Levinsky desde Rusia Viernes, 22 de Junio de 2018

Nigeria ya ayudó, la pregunta es cómo se ayuda Argentina

¿cómo hará la selección argentina para vencer a Nigeria tomando en cuenta el rendimiento de "Las Águilas", su velocidad, su habilidad natural, y algunas posiciones en el campo insolubles para este equipo argentino que no logra armonizar un once y jugárselas con él

Viernes, 22 de Junio de 2018

El comunicado de prensa de la AFA dice que el entrenamiento vespertino de la selección argentina se adelantará casi dos horas a lo previsto, a las 16,45 hora local, para que todo el plantel pueda observar el partido crucial para su suerte, el de Nigeria ante Islandia, que finalmente ganaron los africanos, y de esta manera, otra vez el equipo nacional tiene alguna chance de pasar a los octavos de final y en cierta manera, dependiendo de si mismo, aunque a falta de una fecha se encuentre último en la tabla del Grupo D.

Podría afirmarse entonces que en lo que a Nigeria se refiere, cumplió con creces con su cometido de vencer a Islandia y no estuvo lejos de hacerlo por la misma diferencia por la que un día antes cayó, de manera inesperada, la selección argentina ante Croacia (3-0), pero ahora, el equipo nacional necesitará no sólo ganarle a los africanos, contra los que cayó derrotado por 4-2 en noviembre pasado (sin Lionel Messi) en un amistoso, sino que la diferencia deberá ser de un gol más que la del triunfo de Islandia sobre Croacia si es que éste se produce, pero hasta podría conseguir el pase por puntos, si Islandia no gana su partido.

En cualquier caso, la selección argentina podrá alcanzar como máximo el segundo lugar por detrás de Croacia, y esto podría llevarla, con mucha probabilidad, a que en los octavos de final deba enfrentar a Francia, la selección puntera del Grupo C con los seis puntos en disputa conseguidos.

Pero más allá de las especulaciones, ¿cómo hará la selección argentina para vencer a Nigeria tomando en cuenta el rendimiento de "Las Águilas", su velocidad, su habilidad natural, y algunas posiciones en el campo insolubles para este equipo argentino que no logra armonizar un once y jugárselas con él.

Si la selección argentina no pudo parar a Iván Perisic, el extremo del Inter, ¿por qué sí podría con Victor Moses, quien cumple la misma función, aunque partiendo unos metros más atrás, en el Chelsea? Para eso, la selección argentina no podrá repetir el esquema de tres defensores porque al final, es Nicolás Tagliafico el que cruzar hacia el lateral izquierdo, mientras que el lateral-volante Marcos Acuña debe retroceder varios metros.
¿o es más negocio, entonces, colocar allí un marcador de punta, en línea de cuatro, y jugar "a la clásica" argentina con dos volantes ofensivos, un volante central que acaso no sea el ideal por su veteranía, pero acaso Javier Mascherano es el que cuenta con mayor presencia en esa posición, luego más adelante Lionel Messi, acompañado, por fin, de un socio como Paulo Dybala, y un delantero como Cristian Pavón para acompañar a Sergio Agüero?

Pero no sólo hubo falta de respuestas tácticas sino también anímicas. Fue el propio Sampaoli, en la conferencia de prensa posterior al partido ante Croacia, el que insistió en el derrumbe de este equipo ante la primera señal negativa, con escasa tolerancia a la frustración.

Si sumamos este extraño momento de Lionel Messi, esta incógnita sobre los motivos, surge entonces la pregunta sobre cómo consigue la selección argentina ayudarse a sí misma, más allá de que la hayan ayudado desde afuera. Y aunque parezca una locura, es lo que más cuesta responder, al menos hasta ahora.

    Seguí leyendo en Sergio Levinsky