El diario gratuito de Mendoza

de de

Mendoza

Sergio Levinsky Especial desde Moscú Viernes, 15 de Junio de 2018

El duro enojo de la AFA contra la CBF

El presidente de la AFA, Claudio “Chiqui” Tapia cuidó muy poco la diplomacia cuando manifestó ayer que “a veces la simpatía lleva a la traición”, en relación al extraño voto de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) del día anterior para la candidatura de Marruecos contra la de la tripartita de Estados Unidos, México y Canadá.

Hay que recordar que había un compromiso de las diez federaciones de la Conmebol (Confederación Sudamericana) para apoyar a los norteamericanos.
Este acuerdo de la Conmebol, vulnerado por la CBF y su nuevo presidente Antonio Carlos Nunes de Lima, quien votó por Marruecos, pudo haber determinado, de haberse impuesto los africanos para organizar el Mundial 2026, que luego los norteamericanos, como respuesta, no dieran su voto a la candidatura tripartita de Argentina, Uruguay y Paraguay, que se lanzaron ya para organizar el Mundial 2030.
Nunes de Lima sólo dio como explicación que Marruecos “nunca había organizado un Mundial y pensé que hubiera sido bueno que le tocara”, aunque los allegados sostienen que el dirigente brasileño jamás imaginó que contrariamente a los procederes de otros tiempos, la FIFA daría a conocer el resultado de cada voto en su propio sitio web, www.fifa.com
De todos modos, al ganar finalmente la candidatura norteamericana por el contundente 134-65, las chances de Argentina, Uruguay y Paraguay se mantienen intactas, no obstante lo cual, seguramente deberán pelear contra la de Inglaterra, con la vidriera de la poderosa Premier League, conjuntamente con otros países británicos aunque no está decidido.
El presidente de la Conmebol, el paraguayo Alejandro Domínguez, aclaró a Jornada que aunque se especula con que Inglaterra intentará impugnar la candidatura del tripartito sudamericano ante la FIFA al considerar todo un solo continente americano al que desde el norte comienza en Canadá y llega hasta Argentina en el sur, la entidad madre del fútbol con sede en Suiza divide el mismo en seis confederaciones y no cinco, siendo una la Concacaf (Confederación del Norte y Centro América y del Caribe) y otra, la Conmebol (Sudamérica) por lo que no hay problemas en que en 2026 haya habido un Mundial en territorio Concacaf y al siguiente, en el de Conmebol.
En cambio, Domínguez aceptó ante el requerimiento de Jornada que la Conmebol esgrimirá semejante recurso ante la FIFA para impugnar las chances de otra candidatura en ciernes para 2030, la de la también poderosa China, en este caso, aduciendo que si Qatar, de la Confederación Asiática, organiza un Mundial en 2022, no puede otra federación de ese continente organizar otro torneo apenas ocho años más tarde, es decir, dos Mundiales después.
Para darle más fuerza a una nueva presentación de la candidatura de Argentina, Uruguay y Paraguay al Mundial de 2030, la Conmebol organizó un fuerte acto en la zona céntrica del Kremlin de Moscú, donde se inauguró la Casa de la confederación sudamericana, a todo lujo, con salas de juego, prensa y museo itinerante, con la presencia del presidente de la FIFA, Gianni Infantino, quien sostuvo que la postulación es “una gran idea” y que la historia del fútbol sudamericano “es la historia misma del fútbol” y que este deporte “debe agradecerle su aporte a Sudamérica”.
Fernando Marín, asignado por el Gobierno argentino en la candidatura sudamericana y ex gerenciador de Blanquiceleste, la entidad privada que tuvo a cargo a Racing Club a principios de siglo cuando una síndico llegó a declararlo en quiebra, dijo luego que “ya no hay corrupción” en el fútbol sudamericano y que “quedamos unos pocos de la generación anterior pero llega gente nueva, diferente”.

Seguí leyendo en Sergio Levinsky