El diario gratuito de Mendoza

de de

Mendoza

Sergio Levinsky Especial desde Barcelona Lunes, 4 de Junio de 2018

La Selección transmite desolación y anarquía

Pasó la anteúltima fecha FIFA. Croacia jugó ante Brasil, Islandia, ante Noruega, y  Nigeria ante Inglaterra.

Lunes, 4 de Junio de 2018

Por Sergio Levinsky
Los tres rivales de la selección  argentina en el Grupo D del Mundial, que se inicia el 16 de junio (el torneo, el 14), usaron estos días del calendario para practicar, para hacer cambios, para evaluar movimientos tácticos mientras el equipo nacional no sólo no juega, sino que transcurre sus horas a puro descanso, con escasos movimientos, sumando días libres.
La sensación que transmite la selección argentina desde el pasado jueves a la tarde, cuando, consecuente con los últimos años llegó en un bus directamente al garaje del hotel Princesa Sofía de la coqueta avenida Diagonal sin saludar a nadie y sus jugadores rápidamente subieron a sus lujosas habitaciones, es la de una absoluta desolación.
Este periodista es uno de los que más partidos de la selección argentina cubrió en los últimos años, en Europa, Asia y los Estados Unidos, y jamás vio tan poco respaldo dirigencial hacia el representativo nacional. En tiempos anteriores, aún con miles de cuestionamientos éticos, era ingresar al hotel del equipo albiceleste y encontrar llenos todos los sillones del lobby, con caras muy conocidas, ya sea de la AFA o de la empresa organizadora del evento.
Hoy, no se ve a casi nadie, sumado a que los jugadores casi no sumaron  demasiadas horas para moverse y cuando se consulta al cuerpo técnico sobre el por qué no se usó la fecha FIFA, la respuesta es que el sábado que viene se jugará ante Israel..con suplentes, y un partido que nadie quiere jugar y que si se lleva a cabo es porque la suma que pagó la empresa organizadora excede largamente el cachet que se suele pagar por esta case de compromisos, a lo que hay que sumar la parte cabalística del encuentro, y finalmente, la aprobación para la visita al Muro de los Lamentos y varios lugares sagrados.
Los rumores, nunca totalmente confirmados pero tampoco desmentidos, indican que antes de subirse al chárter que los trasladó desde Ezeiza a Barcelona, los jugadores firmaron un contrato de exclusividad con uno de los más fuertes canales de TV cable argentinos para mostrar "intimidad" y otorgar algunas entrevistas exclusivas, algo de lo que prescinde el director técnico, Jorge Sampaoli, quien trata de mantenerse ajeno a este tipo de arreglos y quien tampoco parece estar muy de acuerdo con lo que ocurre con los derechos de TV durante el Mundial, pero prefiere no hacer olas y dedicarse a lo suyo, que ya bastante tiene con esto.
El particular régimen de movimientos durante la estadía en Barcelona genera que los jugadores puedan irse todo el día libre y ni regresar, si quisieran, al hotel. Pese a todo, Lionel Messi ha preferido quedarse, por ejemplo, y ocurren hechos extraños como que Fernando Gago, alojado en el mismo lugar porque vino a realizar una consulta sobre su pierna que acaba de salir de una larga lesión, de repente pasa a saludar y se queda para comer con la delegación, o lo mismo con Pablo Zabaleta, ex integrante del plantel que también se encuentra en esta ciudad, donde vivió varios años cuando jugaba en el Espanyol, antes de recalar en la Premier League inglesa.
Los jugadores argentinos, a poco más de diez días de su debut mundialista, y cuando muchos apenas si se conocen, no sólo casi no hablan con la prensa (un clásico, a esta altura) sino que tampoco compiten con rivales como para medirse y saber en qué situación se encuentran.
"¿Cómo querés que haya una cláusula que los obligue a hablar con la prensa, por contrato, si muchos de ellos se tienen que pagar el pasaje y la estadía o les deben dinero y vienen por las suyas?", recuerda alguien del plantel, en otra muestra d una casi absoluta falta de institucionalidad alrededor del fútbol argentino.
Se hace lo que humanamente se puede como consecuencia de años de enorme desidia y de falta de respaldo institucional, y se nota hasta en el propio director técnico Jorge Sampaoli, a quien se lo conoce por su obsesividad y minuciosidad pero parece como si todo aquello que lo caracterizó en otros equipos que tuvo a su cargo, aquí chocó contra un iceberg, contra un poder que lo supera y que ya, según parece, cree que no hay tiempo para solucionar y entonces hay que encomendarse a la suerte y a que el genio provea en el momento adecuado, y punto.
La selección es, hoy, a poco más de diez días de su debut mundialista ante Islandia en Moscú, algo así como una suma de voluntades, como aquel alumno que de las veinte bolillas del examen apenas si estudió tres o cuatro porque su cabeza estaba en otra cosa pero confía en su capacidad de improvisación porque se reconoce capaz de superar los obstáculos.
El equipo llegó el jueves alrededor de las 17 y aunque según el comunicado de la AFA había previsto un  entrenamiento a las 19, se suspendió para un regenerativo en el propio hotel. El viernes, por fin, comenzaron las prácticas en la Ciudad Deportiva del Barcelona, aunque ya el sábado se movieron sólo por la mañana para tener libre todo el día, esto se repitió el domingo, para suspender la actividad el lunes, y hay que tener en cuenta que se adelantó al jueves el viaje a Israel para un partido que se jugará el sábado.
Así las cosas, el panorama es lo descripto, muy lejos de aquellos viejos tiempos en los que la selección argentina parecía la NBA del fútbol.
Hoy, hay que cruzar los dedos. Que el azar ayude, que venga el Brujo Manuel o que el genio no se resfríe.

Seguí leyendo en Sergio Levinsky