El diario gratuito de Mendoza

de de

Mendoza

Sergio Levinsky Especial desde Barcelona Jueves, 31 de Mayo de 2018

Macri no sabía que la selección jugaba en Jerusalén

El presidente argentino, Mauricio Macri, recibió con suma sorpresa que la sede del partido amistoso que jugará la selección nacional el próximo 9 de junio ante Israel será Jerusalén y no Haifa como se rumoreaba en un principio

Por Sergio Levinsky (Enviado especial, Barcelona)

En la reunión que mantuvo anoche con el plantel argentino que jugará el Mundial de Rusia, en Ezeiza, Macri preguntó, en tono confirmatorio, si la sede del partido es la de Haifa, como se especulaba, pero los jugadores le informaron del cambio por el estadio Teddy, en Jerusalén.

En Barcelona, un integrante del plantel argentino, en el hotel Princesa Sofía, sostuvo que este partido ante Israel “viene mal parido” en referencia al cambio de sede y al hecho de que se juegue en Jerusalén, hacia donde acaba de trasladar su embajada el gobierno estadounidense de Donald Trump, al reafirmar que la capital del país hebreo es esta ciudad y no Tel Aviv, como en muchos casos se suele afirmar. Desde la AFA se considera que este partido y en esta sede, es de “alta exposición”.

El cambio de sede del partido entre Israel y Argentina, del 9 de junio próximo, estaría relacionado a las gestiones al más alto nivel de la ministra de Cultura, Miri Regev, de alta exposición política, cuando estaba previsto que se jugara en Haifa y de allí la suposición de Macri, quien se sorprendió mucho ante este cambio de ciudad a último momento.

Por otra parte, la selección argentina volvió a modificar su calendario previo del Mundial y acortó un día de estadía en Barcelona, al recibir la aprobación desde la organización del partido amistoso ante Israel de que podrá disponer de un día para visitar el Muro de los Lamentos y diversos lugares sagrados de este país, por lo que el viaje, previsto para el 8 de junio, un día antes del amistoso, se adelantará para el 7, y tras el partido del 9, viajará directamente a Rusia para el Mundial.

    Seguí leyendo en Sergio Levinsky