Mendoza,

de
de

 

Sergio Levinsky

La selección argentina no encontró el camino

La selección argentina sumó anoche una nueva frustración al empatar 1-1 en el Monumental ante la colista Venezuela, en un partido en el que apareció devorada por la ansiedad y que impensadamente consiguió igualar cuatro minutos después de que la “Vinotinto” se pusiera en ventaja al comenzar el segundo tiempo.

6/9/2017

Era la gran ocasión para que el equipo que ahora dirige Jorge Sampaoli desarrollara un fútbol de ataque, estético, ante un conjunto que ya estaba eliminado del Mundial y que, se suponía, no opondría mayor resistencia, al punto de que jamás había obtenido un solo punto en sus visitas al país en toda su historia.

Sin embargo, pese a un inicio arrollador, el equipo argentino fue una máquina de perderse goles hasta que Venezuela logró empujarlo unos metros hacia atrás y esto se profundizó cuando sorpresivamente,  y como en otros momentos clave de la selección nacional, Amgel Di María se lesionó y eso obligó al reemplazo por Marcos Acuña, quien se fue transformando en una de las figuras del equipo por su sacrificio.

La selección argentina sigue en zona de repechaje, aunque ahora el partido de octubre como local ante Perú adquiere otros ribetes porque el equipo que dirige Ricardo Gareca, que ganó 1-2 en Ecuador, tiene los mismos puntos pero mucha más cantidad de goles a favor (26 a 16) aunque con el mismo averagge, por lo que ese encuentro aparece como decisivo para las chances de la albiceleste .

A los 3 minutos ya se había producido  la primera llegada de la selección argentina y la gran ocasión para Mauro Icardi, pero tapó bien con los pies el arquero Fariñez.  Venezuela, demasiado atrás, arrinconada contra su arquero desde el principio.

Buen toque del equipo argentino, pero esta vez, sin la oposición rival casi hasta los últimos metros de la cancha, lo que le permitía hacer circular la pelota casi libremente antes de encontrarse con el vallado de los jugadores venezolanos.

A los 9 minutos, un sensacional desborde de Angel Di María por la izquierda, entrando casi al área, terminó en un centro rasante que Icardi no pudo empujar al gol al lado del arco.

Otra vez Icardi pudo marcar a los 13 minutos tras un pase cruzado de Lionel Messi a Di María, y el centrodelantero del Inter se arrojó pero no pudo alcanzar el balón.

También Ever Banega lo perdió a los 17 minutos, cuando ya el equipo argentino se dio cuenta de que la clave estaba por las puntas, pero en especial, en explotar más la izquierda, y así fue como Lautaro Acosta desbordó con facilidad, y tras un rebote en un centro rasante, la pelota fue a Banega, quien de frente al arco, no pudo marcar.

Pasados los primeros veinte minutos, el equipo venezolano se fue acomodando a la situación y al mismo tiempo, el argentino sintió el  desgaste inicial, a lo que se sumó, al poco rato, la inesperada lesión de Di María, que obligó a Jorge Sampaoli a reemplazarlo por Marcos Acuña, aunque ahora por la punta contraria al partido ante Uruguay, y más de puntero que de volante.

Al comenzar el segundo tiempo llegó el balde de agua fría, cuando en la primera escapada de todo el partido, la defensa argentina quedó mal parada y Jhon Murillo definió perfectamente a la salida de Sergio Romero, con demasiado campo libre.

Desde ese momento, el equipo argentino entró en absoluta desesperación, con un Monumental en estado de cabildeo, que ya no perdonaba ningún error.

El alivio llegó a los 9 minutos, cuando un gran desborde de Acuña por izquierda, terminó en un centro corto que ahora sí, Icardi pudo empujar a la red, con la ayuda del defensor Rolf Feltscher Todo volvía a comenzar.

Icardi protagonizó otra jugada que dejó dudas cuando se discutió un posible penal que el árbitro chileno Roberto Tobar Vargas no cobró, posiblemente porque el delantero del Inter cayó unos segundos más tarde.

Inmeditamente después, Sampaoli dispuso el ingreso de Darío Benedetto por Paulo Dybala, otra vez de discreto partido.

A los 29 minutos, Sampaoli entendió que Icardi y Benedetto se superponían y que en cambio Javier Pastore podía darle más claridad al traslado de la pelota para que llegue limpia a los atacantes, buscando un socio –tardío- para Messi.

El silencio del Monumental en los últimos minutos era elocuente.  El público se quejaba de cada fallo y rumoreaba ante cada posibilidad de contragolpe venezolano, al notar que los minutos corrían y el equipo argentino carecía absolutamente de ideas para llegar al gol salvador.

Y en el descuento, en medio de los nervios de todo el equipo, Pastore quedó solo ante Faríñez pero otra vez el arquero respondió con categoría y ya no hubo tiempo para más. La selección argentina se retiró desolada, desperdiciando una oportunidad de oro.

 

Te puede interesar

te puede interesar también...
Visitá la sección Sergio Levinsky